Trucos para iluminar bien cada habitación

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

trucos-iluminar-bien-cada-habitacion1
Una mala iluminación no solo consigue que la decoración más bonita resulte poco atractiva, sino que también puede resultar incómoda y molesta, perjudicando así a nuestro bienestar y a nuestra salud.

Por ello, en Decorablog queremos repasar algunas normas básicas de iluminación para cada habitación de la casa. Descubre nuestros consejos para iluminar correctamente y de una forma saludable. ¡Se hizo la luz!

El pasillo y el recibidor

Salvo contadas excepciones, los pasillos suelen ser estrechos y ligeramente oscuros por la falta de ventanas exteriores. Por ello, la luz juega un papel fundamental para conseguir que este espacio parezca más amplio de lo que realmente es. Por ello, en Decorablog te recomendamos iluminar las paredes con una luz correctamente distribuida a lo largo de este espacio.

Lo ideal suele ser utilizar apliques con una distancia entre ellos de unos 120 centímetros. Otra opción es utilizar focos halógenos que proporcionen una luz cálida de unos 2.700 a 3.500 grados kelvin. En el pasillo y también en el recibidor necesitamos una luz inmediata y rápida, así que no es una buena idea colocar bombillas de bajo consumo que tardan bastante en encenderse por completo.

El salón y el dormitorio

En zonas destinadas al descanso como por ejemplo el dormitorio y el salón debemos contar con tres tipos de luz. En este sentido, la luz nos ayuda a delimitar cada ambiente dentro de una misma habitación, ya sea en un salón-comedor o en un dormitorio con zona de estudio.

iluminacion dormitorio
Empecemos por el salón. En la zona del sofá necesitamos una luz tenue y cálida que podemos lograr con alguna lámpara de pie o de sobremesa y con regulador de luz para adaptarlo a nuestras necesidades. Mientras que los focos con luz led son ideales para crear y delimitar la zona de lectura o destacar alguna vitrina.

En el dormitorio sucede lo mismo. A cada lado de la cama conviene disponer de una lámpara de sobremesa o bien un aplique en la pared que proporcione una luz puntual. Y si tenemos una zona de estudio, un flexo con luz blanca e intensa es imprescindible para trabajar cómodamente en este espacio.

3 tipos de luz

En términos generales, podemos concluir que en estas dos habitaciones debemos contar con los siguientes puntos de luz:

General. Esta luz deberá ser lo suficientemente potente y uniforme como para iluminar rápidamente todo el espacio.

De ambiente. Esta luz nos ayuda a delimitar cada espacio ofreciendo una luz complementaria en zonas concretas, donde la luz general no es suficiente. Sin embargo, es una luz cálida cuya finalidad es crear ambiente, así que para algunas actividades como leer no es suficiente.

Puntual y estática. Es directa y bastante fuerte para iluminar o destacar algún punto exacto de la habitación, ya sea un cuadro, una vitrina o una zona de lectura. Es el caso que se muestra en la siguiente imagen.

cocina iluminacion

La cocina

En la cocina la luz juega un papel fundamental. La zona de los fogones deberá estar bien iluminada con una luz directa y fuerte, ya que es la parte de la cocina en la que trabajamos. Una luz en la campana de la cocina es imprescindible para trabajar con comodidad y seguridad.

Podemos optar por apliques o por una tira de leds para iluminar la zona del fregadero y la encimera. Las focos en la pared o en el techo nos ayudan a reforzar esta iluminación en los momentos más necesarios. Mientras que en los armarios o en las vitrinas podemos optar por focos. Por lo que se refiere al tipo de bombilla, nuestro consejo es que optes por bombillas de luz blanca, ya que esta iluminación no altera el color de los alimentos.

Y además de todos estos puntos de luz, también debemos contar con una iluminación general, con alguna lámpara de techo. Como es lógico, la distribución de estos puntos de luz dependerá de las características y del tamaño de cada cocina.

cocina iluminada

El cuarto de baño

En el baño sucede lo mismo que en la cocina. Una luz fuerte y blanca garantiza una iluminación más clara. Y además de una luz general que es importante para visitas puntuales, podemos colocar apliques cerca del espejo para multiplicar la luz en los momentos más necesarios.

El comedor

Y por último tenemos la zona del comedor. En este espacio, una lámpara de techo suspendida sobre la mesa de comedor es un gran aliado. Lo ideal es situar la lámpara a unos 75 cm con respecto a la mesa para no molestar a los comensales.

Si es una mesa redonda podemos contar con una única lámpara, mientras que si es una mesa rectangular podemos optar por dos o tres lámparas en función del tamaño de este mueble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *