Un ventilador transparente… Con premio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las soluciones para refrescar la casa pasan muchas veces por instalar equipos de aire acondicionado, toldos, pantallas… Y los bellos y prácticos ventiladores. Muchos de nosotros sufrimos a menudo con el aire acondicionado, que a veces reseca el ambiente y nuestra garganta. Esto no sucede con los ventiladores, entre los que destacan por su atractivo los modelos de techo.

El que os muestro en este artículo se llama Eterfan y llama la atención por su diseño transparente. Su belleza y su sostenibilidad han hecho que Eterfan quede finalista en los Premios Delta 2013, concedidos cada año por la Asociación de Diseño Industrial ADI-FAD para promover el reconocimiento de productos innovadores, valorando tanto su diseño como su calidad de fabricación y adecuación medioambiental.

Cristal y policarbonato


El diseño de este precioso ventilador es obra de la firma Faro Barcelona y está basado en la transparencia de volúmenes. El cuerpo central es de cristal soplado y deja ver el mecanismo interno, mientras que las palas son de policarbonato transparente: un material resistente, ligero y vanguardista que remata el estilo moderno del ventilador Eterfan. Su liviandad hace que pueda colocarse en cualquier ambiente, sea del estilo que sea: salones modernos y minimalistas, ambientes coloniales con un toque chic, estancias más clásicas… Es tan discreto, que queda bien en cualquier decoración.

Un ventilador que ahorra

Por otra parte, este ventilador también es ecológico y sostenible. El vidrio del que está realizado el cuerpo (borosilicato) es reciclable, resistente a los agentes químicos, transmite la luz con gran calidad y es de gran pureza. Por su parte, el policarbonato del que están fabricadas las palas es un material biodegradable. La producción de Eterfan es muy baja en emisiones y además, su mecanismo de corriente continua hace que el ventilador consuma alrededor de un 60-70% menos energía que los modelos convencionales. ¡Ah! Y es mucho menos ruidoso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *