Ventajas y desventajas de los suelos laminados

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

suelos laminados
¿Estás pensando en reformar tu vivienda? Pues más allá de pensar en el color de las paredes, el tipo de muebles y los tejidos para las cortinas, deberás tener en cuenta otros elementos de la estancia que, a pesar de que muchas veces no reciben la atención que se merecen, tienen un gran impacto en el resultado final. Entre ellos, queremos destacar los suelos, que pueden hacer que los espacios se vean más frescos o más cálidos dependiendo del material escogido, y pueden influir en la percepción espacial. Por eso, es importante dedicarle a la elección de este elemento el tiempo necesario.

Son muchas las posibilidades que puedes encontrar en el mercado, pero hoy queremos hablarte de un tipo de suelo que en los últimos años ha ganado mucha popularidad gracias a sus múltiples ventajas. Nos estamos refiriendo a los laminados, suelos que se componen de varias capas, siendo la última un compuesto sintético que imita a diferentes materiales, aunque son los de aspecto de madera los que más éxito tienen en el mercado. Para ayudarte a decidirte, hoy te contamos todas las ventajas e inconvenientes de este tipo de suelos. ¿Te gustaría acompañarnos?

Ventajas

Que los suelos laminados hayan ganado popularidad en los hogares en los últimos tiempos no es casualidad. La razón es muy simple: ofrecen una gran cantidad de ventajas. Sin duda, una de las principales es que resultan muy económicos. De hecho, te permitirán disfrutar de la calidez y la belleza que la madera aporta al espacio sin tener que realizar una enorme inversión. Por supuesto, también hay que tener en cuenta que se trata de un tipo de suelo más fácil de instalar, ya que no requiere quitar el antiguo pavimento, ni tampoco acuchillar ni barnizar. Así, con un poco de paciencia podrás colocarlo tú mismo. Además, los puedes encontrar en múltiples colores, marcas, texturas y precios.

suelos laminados1
Por si fuera poco, los suelos laminados son muy resistentes al desgaste y al impacto, así que son muy duraderos. Y como no habrás tenido que gastar mucho dinero para instalarlo, no te preocuparás en exceso de que no se estropee. Por otra parte, también es importante tener en cuenta que se trata de suelos que resisten a la humedad y al agua, algo que no podemos decir del parquet natural. Además, son muy fáciles de limpiar, lo que viene genial en el mundo actual, en el que no tenemos demasiado tiempo para dedicarle a la limpieza. Por último, queremos decir que normalmente se trata de suelos que son aislantes eléctricos y térmicos.

Desventajas

Lógicamente, los suelos laminados no son perfectos, así que también tenemos que hablarte de sus inconvenientes que, aunque no son demasiados, hay que tenerlos en cuenta a la hora de tomar una decisión. Así, lo primero que debes saber es que, aunque hoy en día puedes encontrar en el mercado suelos laminados con acabados muy bien conseguidos, lucen menos naturales que los materiales que imitan.

suelos laminados2
Por otra parte, debes tener en consideración que los suelos laminados no se reparan fácilmente, aunque el proceso puede ser más sencillo si lo compras en piezas individuales y las ensamblas una a una. Aún así dependiendo del uso que le has dado al suelo y a la iluminación del espacio, la nueva pieza no encajará del todo, lo que puede obligarte a cambiar el suelo por completo. Además, puede ocurrir que no encuentres recambios para tu suelo porque se han dejado de fabricar. Y aunque no es lo más importante, también hay que tener en cuenta que caminar descalzo por un suelo de este tipo no tiene nada que ver con hacerlo en uno de madera natural, ya que éste último es mucho más cálido.

2 comentarios

  1. Estupendo post, sólo aclarar que “laminado” hace alusión únicamente a que se trata de tablas multicapa; es decir, no macizas; pero los suelos laminados pueden tanto sintéticos (muchos vinílicos actualmente tienen acabados muy naturales) como naturales, de distintos materiales por ejemplo, madera, corcho o bambú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *