Vivir en un ático abuhardillado

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si le preguntas a cualquier persona si le gustaría vivir en un ático, la mayoría te dirá que sí. Y si, además, ese ático es un espacio abuhardillado, probablemente se peleen por él. Creo que no hay un espacio con más carácter y personalidad que un ático y, después de ver el espacio que os traigo hoy, querréis vivir en uno, seguro.

Este encantador ático se encuentra en la ciudad de Gotemburgo, en Suecia, y es una inspiración perfecta para aquellos que tengáis un espacio similar o, en su defecto, una habitación abuhardillada.

Un ático de ensueño

Un espacio diáfano y abierto, muy luminoso y con un detalle que no pasa desapercibido: un techo abuhardillado. Es una descripción simple y sencilla de este precioso apartamento. Con una decoración muy nórdica con el blanco como color predominante, este espacio está perfectamente aprovechado.


El tener un techo de este tipo puede restar cierta funcionalidad a la estancia, pero en este caso, la disposición del mobiliario, los grandes ventanales y el hecho de ser un espacio completamente abierto hacen que este detalle aporte muchísimo carisma.

Cabe tener en cuenta que, dada la forma del espacio, completamente alargada, disponer separaciones entre las diferentes zonas podría reducir inmensamente la sensación de amplitud. Normalmente las buhardillas suelen ser espacios más bien rectangulares, lo que permite dividir el espacio.


Si vives en un ático de tamaño reducido y con este característico techo, lo mejor es optar por una decoración fresca y sencilla. En este caso la chimenea aporta un toque muy hogareño pero, como no es muy común encontrarla en cualquier apartamento, puedes optar por una luz cálida y disponer velas o puntos de luz de tela. Déjate seducir por un espacio rústico en mitad de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *