6 consejos para hacer una reforma integral de la vivienda

sala-con-grandes-ventanas
Uno de los proyectos más vitales es la reforma integral de una vivienda a través de la que una persona visualiza el cambio en ese inmueble, y también, la evolución que su propia vida va a experimentar a partir de este cambio. ¿Cómo emprender este proceso de reforma integral?

1. Estudio de los planos

Por medio de un proyecto especializado conviene detallar los cambios que se van a producir en la vivienda poniendo en relación el plano que dibuja el mapa de la situación presente con el correspondiente plano del cambio potencial que dará la forma definitiva al nuevo hogar. La planificación es una de las claves del éxito de un proceso en el que no debe dejarse ningún elemento abierto al azar.

La distribución del espacio es especialmente importante en un proceso de reforma y cualquier decisión de este tipo siempre debe tomarse atendiendo a las necesidades presentes y a corto plazo de la familia. Así es posible observar el antes y el después.

2. Mejorar la eficiencia energética del hogar

fachada-de-color-blanco

Si tienes pensado hacer un proceso de reforma, este es un buen momento para reforzar el aislamiento de la vivienda y para elegir materiales que son respetuosos con el medio ambiente dentro del plan de la obra. Además, al seleccionar los electrodomésticos para el hogar también es importante que estos tengan el correspondiente indicativo de la etiqueta energética.

También conviene cuidar el aislamiento eficaz de las ventanas y las puertas para proteger el interior de la vivienda.

3. Elige a un equipo profesional

El alma del proyecto está formado por aquellos profesionales que ponen su conocimiento y experiencia práctica al servicio de esta reforma. No solo tienen que ser profesionales formados y competentes en sus respectivas tareas, sino también, personas que te inspiran confianza. Para ello, consulta referencias previas. Es recomendable que consultes distintos presupuestos antes de elegir el definitivo.

Este equipo debe estar integrado por profesionales que tienen competencias interdisciplinares para que realmente sea competente en la búsqueda de la solución más eficaz para cada tipo de situación. Tan importante como la elección de un equipo competente es la elección de los materiales porque la calidad está en relación directa con el resultado final de la obra.

4. Actúa como protagonista del proceso de la reforma

cama-junto-a-la-ventana

Tú no eres un experto en la materia, como si lo son los especialistas que se ocupan de la reforma. Sin embargo, se trata de tu casa, por tanto, tú tienes que estar conforme con todo aquello que se hace en ella. Por ello, sigue de cerca el proceso y mantén una comunicación constante con el equipo. ¡Puedes ser uno más entre ellos!

5. Contrato de obra

Conviene firmar un documento de este tipo que dé forma al acuerdo realizado con el equipo que se encarga de gestionar la reforma. Incluso aunque trabajes con un equipo que te inspira mucha confianza, es recomendable formalizar esta colaboración con las cláusulas más importantes de lo acordado.

También es recomendable concretar un calendario realista con las etapas cronológicas del proyecto para mantener un orden en la secuencia de pasos y, de este modo, cumplir los plazos de tiempo establecidos previamente. Esto reduce el estrés asociado a las obras en la casa.

6. Acabados

Esta fase de la reforma es una de las más felices puesto que es en este momento cuando ya puedes empezar a disfrutar de los resultados definitivos de la obra al visualizar los cambios que se han producido y la estética final del lugar. En esta etapa se colocan todos aquellos elementos que han quedado pendientes para que no pudiesen dañarse durante el periodo de trabajo previo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *