Cómo acertar con el color en decoración


Decorar las estancias y cambiarlas de forma radical es una tarea muy estimulante… Pero también bastante complicada. Si crees que basta con un poco de gusto y de interés por la decoración, permíteme que te saque de tu error: hay muchísimos aspectos a considerar a la hora de equipar la casa. No en vano existe una profesión concreta para formar a las personas en la materia…

El color es uno de estos aspectos de los que te hablaba, y además, uno de los más importantes. ¿Sabías que existe una regla de proporciones para acertar con las cantidades de color que tienes que “poner” en cada rincón de las estancias?

Esta regla se llama “regla del 60-30-10”. Sorprendentemente, cuando se aplica sus resultados suelen ser magníficos, y facilita considerablemente la tarea de distribuir los colores de cada habitación. Los números se refieren a tres colores y el porcentaje de espacio que deben ocupar en cada estancia. 60% corresponde al color predominante; 30%, al secundario, y 10%, al color de contraste o detalle. Este último sería ése toque de vida imprescindible en la casa, un poco como los complementos del vestuario…

Si llevamos estas proporciones a la decoración, podemos calcular que el 60% del color de la habitación corresponde a las paredes, el 30% se lo llevan los textiles y las tapicerías, y el 10% correspondería a algún detalle que llame la atención: un cuadro, un jarrón, una lámpara o simplemente un ramo de flores. Por ejemplo: imagínate una estancia con las paredes en gris perla (el techo es mejor dejarlo siempre blanco), las tapicerías en fucsia y un ramo de flores color morado y verde (lirios, sin ir más lejos) en un jarrón de acero metalizado. El resultado es un ambiente de lo más armonioso…

Y por supuesto, estos porcentajes serían solo el punto de partida. Después siempre puedes introducir más colores en cojines o accesorios decorativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *