Cómo cuidar y limpar el parquet


El parquet es un material muy utilizado para decorar el suelo de los hogares. Hoy en día, gracias a las importantes mejoras que se han llevado a cabo, es menos costoso mantenerlo y dura más años sin excesivos cuidados. Sin embargo, no hay que relajarse y hay que llevar a cabo una serie de medidas para mantenerlo sano y limpio.

Lo primero que hay que hacer es evitar que la humedad se cuele en nuestro parquet. Resulta muy perjudicial, pues a parte de deformar las piezas de madera, puede hacer que se oscurezca con manchas. Esto implica que si se moja el parquet por accidente, deberemos secarlo lo antes posible. Dejarlo encharcago puede ser fatal. El agua se filtra con facilidad en la madera deteriorándola por completo.

Cuidado con la humedad y la sequedad

Al igual que la humedad es mala, también lo puede ser un exceso de sequedad. Los cambios bruscos en la humedad provocan que la madera se expanda y contraiga contínuamente, con lo cual podremos observar deficiencias en cuanto a estructura del parquet. Si por desgracia tenemos un ambiente excesivamente seco, con una humedad por debajo del 35%, es conveniente instalar un humidificador de ambientes.

El calzado que utilizamos es otra cosa a tener muy en cuenta a la hora de andar campechanamente sobre el parquet. El calzado de calle suele ser muy perjudicial, sobretodo si tenemos arenilla o pequeñas piedras enganchadas que lo pueden rayar. Lógicamente, los zapatos con tacones pronunciados no son nada recomendables.

Proteger el mobiliario para evitar golpes y rayadas también es muy importante. Para ello, resulta ideal colocar algún tipo de protección en la parte inferior de las patas para que no se produzca ninguna alteración al mover mesas, sillas, etc.

Por último, aunque con menos incidencia, se ha comprovado que los rayos del sol van deteriorando lentamente el parquet si éstos entran en contacto directo con el suelo. Sería interesante resguardarlo lo máximo posible.

Limpieza del parquet


La limpieza del parquet es fundamental para conservar su estado inicial. Para ello, es importante tener cuidado con las ceras abrillantadoras que se compran en las tiendas. Si son de mala calidad, pueden terminar deteriorando el parquet al cabo de unos años. Hay que fregarlo de vez en cuando con agua tibia (cuidado con el exceso de agua que es negativo) mezclada con productos fabricados específicamente para esta misión. Si no tenemos estos productos en casa, un chorro de vinagre nos puede servir para hacer la mezcla con agua.

Por último, decir que lo mejor es utilizar aspirador o una mopa para limpiar el polvo. Las escobas o los cepillos, con cerdas que suelen ser batante rígidas y duras, pueden rayar el suelo en exceso.

Suelos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *