Cómo fabricar una vela


Las velas son uno de los elementos decorativos preferidos en todos los hogares, ya que además de decorar pueden iluminar de forma íntima cualquier ambiente y también desprenden diferentes aromas. Hoy en día puedes encontrar multitud de diseños con diferentes y originales formas, colores, aromas y tamaños, pero también puedes fabricarlas tú misma para conseguir que sean totalmente personalizadas y a tu gusto.

Fabricar una vela es mucho más sencillo de lo que piensas, y siguiendo unos cuantos pasos conseguirás tener una en muy poco tiempo. Lo ideal es empezar haciendo velas que sean sencillas y con formas básicas, que son las cuadradas o cilíndricas, y según vayas cogiéndole el tranquillo ya podrás innovar más. Toma nota de cómo hacer una vela:

Los materiales

Los podrás encontrar en tiendas de manualidades y necesitarás comprar moldes para velas (pueden ser de cristal, barro, plástico, metal o látex), colorantes, perfumes, mecha, gel (para añadir detalles decorativos) y, por supuesto, cera o parafina.

Procedimiento a seguir

Lo primero que tienes que hacer es fundir la cera en una olla vieja o en una lata de conservas para hacerlo al baño maría. Si vas a añadir tinte, hazlo también en el momento de comenzar a fundirla. Las velas se tiñen muy rápido, así que ten mucho cuidado con las cantidades que utilizas ya que no hace falta que sean grandes. El color final de la vela será un tono más rebajado que el que parece cuando añades el tinte.

Para el perfume, utiliza uno que sea a base de aceites perfumados y en una dosis que nunca sea superior al 10% del total. El perfume deberás añadirlo cuando la cera ya sea líquida y mezclarlo todo antes de meterla en el molde. Cuando ya esté todo mezclado, lo siguiente será fijar la mecha al molde escogido, ayudándote de un poquito de cera y utilizando una pincha para mechas para conseguir que se mantenga recta.

Decórala

Si quieres añadir elementos decorativos, algo que puedes hacer si las velas son de gel, éste es el momento de hacerlo. Introduce pequeñas conchas o lo que quieras poner, de forma repartida para que quede bien distribuido. Vierte todo el contenido en el molde y deja que se enfríe, para lo que puedes meterlo en la nevera si quieres ya que se enfriará más rápido. Para sacarla del molde únicamente tendrás que separarla de los bordes y saldrá sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *