Cómo insonorizar una vivienda


Aunque según la legislación europea el límite máximo de decibelios para una vivienda está fijado en 65, el ruido de las principales ciudades hace que se supere con creces en muchas franjas horarias. Ese ruido llega tanto del exterior como del interior.

Los externos proceden más que nada de los coches, trenes, aviones y construcciones que conviven en el día a día de las ciudades. Los internos, por su parte, provienen de los extractores de humo de los garajes, de las maquinarias de las viviendas (ascensores por ejemplo), de los aires acondicionados y de las calderas y bombas de agua. Además, no hay que olvidar el ruido de aparatos como la televisión o la radio.

Antes de insonorizar una vivienda, es importante diferenciar entre aislamiento acústico y adecuación acústica:

Aislamiento acústico

Son las obras que hay que hacer para minimizar los ruidos que proceden del exterior.

Adecuación acústica

Es lo que hay que hacer para que el ruido generado en una vivienda no se transmita al exterior.

Hay infinidad de materiales aislantes en el mercado. Los mejores son el cemento, los ladrillos y el plomo, aunque su instalación requiere obra. Los aglomerados de madera, el corcho y las fibras minerales son más fáciles de instalar, aunque no son tan buenos aislantes.

La colocación de ventanas insonorizadas es lo más utilizado para el aislamiento de ruidos externos. Las de doble actristalamiento son las mejores, aunque también existe el mecanismo de doble ventana. Si las ventanas son de madera, tendremos que colocar caucho o burletes para tapar las posibles rendijas que pueda haber. Estas dejan pasar el aire y el ruido exterior. Si no se dispone de mucho presupuesto, se puede conseguir un aislamiento gracias a una cortina gruesa de terciopelo que amortiguará los ruidos.


Para el aislamiento para ruidos internos, las paredes son el mejor aliado. Las placas de pladur y los paneles aislantes sobre muros son la mejor opción. Si no se quiere realizar obra, lo mejor es recubrir las paredes con telas gruesas y rellenarlas con gomaespuma o algodón. El corcho también puede servir aunque no es tan efectivo.

El aislamiento del techo se lleva a cabo mediante la colocación de techo flotante de pladur con una cámara de aire en su interior. Por último, decir que los suelos de parquet flotante están formados por dos placas de madera y una aislante intermedia. Las moquetas y alfombras también pueden ayudarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *