Cómo mantener siempre la casa limpia


Nuestra casa es nuestro pequeño mundo, el lugar en el que mejor nos sentiremos y en el que nos podremos relajar después de una dura jornada de trabajo, estudio o incluso de playa. Es por eso que es imprescindible que la casa esté siempre perfecta, tanto en lo que a decoración se refiere como en organización o limpieza. Esto último es vital para que todo lo demás pueda funcionar, y es que si la casa está sucia no solo no estarás a gusto sino que se verá que no hay organización y la decoración no quedará tan bonita.

No hay nada peor en una casa que verla sucia, ya sea mucho o poco, pero mantenerla limpia es indispensable para que haya un buen ambiente en todos los sentidos. No se trata de estar todo el día limpiando cualquier esquina y no hacer otra cosa que limpiar, pero con un sencillo mantenimiento conseguirás que siempre esté limpia y que todo se vea mucho más bonito. Si todas las personas que viven en la casa se organizan y se siguen ciertas pautas de limpieza, parecerá que tienes una casa totalmente nueva.

Por ejemplo, el tema de la ropa sucia, que siempre da quebraderos de cabeza y que además resulta horrible entrar en una casa y ver una pieza de ropa en cualquier lugar menos en el que le corresponde. Habilita un cesto especial al lado de la lavadora y siempre que te quites algo llévalo directamente ahí, solo con eso ya se verá que hay más organización y la habitación estará más despejada. Esto es muy importante especialmente si hay adolescentes, que ya se sabe que tienden a acumular prendas de ropa sucia en las sillas, en la cama y hasta dentro de los armarios.

Una de las estancias que más se ensucian es la cocina, que día tras día va acumulando grasa y diversa suciedad. Lo mejor es que cada vez que cocines limpies lo que se ensucie, como por ejemplo cualquier líquido o resto de comida que se pueda derramar en la vitrocerámica. Con esto evitarás que se vaya acumulando y que se seque, con lo que después sería más difícil poder quitarla.

En cuanto al polvo que se suele acumular, especialmente si tienes las ventanas abiertas mucho tiempo, el mejor truquito es guardar un rollo de papel higiénico o servilletas en cada habitación y cada vez que veas alguna manchita o mota de polvo podrás quitarla.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *