Cómo tapizar una silla paso a paso

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter7Share on Google+0

tapizar-silla
Cada vez son menos las personas que tiran a la basura los objetos y los muebles viejos o deteriorados, ya que hoy en día son muchos los que optan por darles una nueva vida. De esta manera, se consiguen dos cosas importantes: contribuir al mantenimiento del medio ambiente y ahorrar algunos euros. Y es que reutilizar piezas viejas significa no tener que comprar nuevas.

Entre las piezas de mobiliario a las que puede dársele una nueva vida destacan las sillas. Y es que tan solo tapizándolas lograrás que parezcan nuevas. Si tenías pensado renovar las sillas de tu comedor o de cualquier otro espacio de tu hogar, te recomendamos que no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación, ya que hoy vamos a contarte cómo tapizar sillas paso a paso. ¿Te gustaría acompañarnos?

Retirar la tapicería antigua

El primero paso para tapizar una silla es retirar la tapicería antigua. Para ello, primero tendrás que desmontar las piezas que quieras tapizar (asiento, respaldo, brazos…). Una vez hayas liberado estas piezas, tendrás que retirar las grapas o las tachuelas que mantenían el tejido pegado a la base de la silla. Si se trata de tachuelas, lo que tendrás que hacer es colocar un cincel debajo de cada una y golpear el borde con un mazo de madera, empujando el sujetador hacia arriba. Si para sujetar la tapicería se habían usado grapas, tendrás que utilizar un quitagrapas, un utensilio que podrás conseguir en tiendas especializadas, o un destornillador. Una vez que hayas retirado todos los sujetadores, podrás retirar el tejido. Si ves que la madera no está en buen estado, deberás repararla.

tapizar-silla1

Cinchas elásticas

Una vez hayas retirado la antigua tapicería y tomado medidas, tendrás que colocar cuatro cinchas elásticas en la parte superior del bastidor del asiento. Tendrás que fijarlas grapando primero un extremo y tensando la cincha a continuación para grapar el otro extremo. Si se trata de asientos grandes, lo mejor es utilizar más cinchas. El siguiente paso es cubrir las cinchas con una pieza de arpillera del mismo tamaño que el bastidor. Para fijarla, tendrás que graparla sobre éste. Es necesario que la arpillera quede tensa para proteger el relleno de espuma del asiento. Por supuesto, si el asiento de la silla tiene tablero, no tendrás que realizar este paso.

Toma medidas

Antes de comprar la tela para tapizar tus sillas tendrás que tomar medidas de ésta. Eso sí, es importante que no compres el tejido justo. En este caso, más vale que sobe que no que falte. Por tanto, deberás añadir algunos centímetros más a las medidas que has tomado.

tapizar-silla2

Una espuma nueva

SI vas a colocar una espuma nueva, tendrás que recortarla del tamaño del bastidor o tablero, dejando un margen de 3 centímetros alrededor de éste. Deberás colocar tantas capas de espuma como requiera el asiento, aunque suele ser suficiente con tres capas (una de 30 mm, otra de 20 mm y otra de 10 mm. Lógicamente, tendrás que pegar las capas de espuma entre sí, siempre de mayor a menor. Para ello, puedes usar cola de contacto. Una vez colocado el relleno en el bastidor, tendrás que fijarlo al canto del bastidor, comenzando por el centro de uno de los laterales.

La tela

Cuando hayas grapado la espuma tendrás que recortar la tela, dejando un margen de 10 centímetros alrededor. Después, deberás colocar la tela sobre el relleno de manera centrada y graparla sobre el bastidor. Si has sacado la pieza del asiento, el último paso será volver a colocarla en su lugar, ya sea a presión o mediante tornillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *