Consejos para no dejar marca con las brochas al pintar

pintando-con-brocha
Para pintar es imprescindible contar con una brocha, eso es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe es que si no se maneja correctamente puede resultar perjudicial para el resultado final. ¿A qué me refiero? Pues básicamente a que puede dejar marca en la superficie.

¿Por qué aparecen marcas y cómo puedo evitarlas?

Los típicos canales y surcos que se originan con los trazos de la brocha amenazan siempre con aparecer. Lo hacen por varias causas: intentar repasar la pintura cuando ya se está secando, extender el producto con más brochazos de la cuenta o aplicar una cantidad insuficiente de pintura. Cuando esto último pasa, las cerdas quedan automáticamente al descubierto y marcan la superficie.

Cualquier error de este tipo se puede evitar cargando la brocha en su justa medida, sin empaparla demasiado para que al extenderla no se forme una capa muy gruesa que con el tiempo se podría arrugar. Por último, no hay que caer en el error de repasar la pintura cuando está a punto de secarse. Si por desgracia se ve que falta pintura en una zona específica, hay que esperar a que se seque por completo y aplicar más capas.

Artículos recomendados:

Pintar paredes como un profesional

Cómo pintar paredes en degradado

Consejos para limpiar brochas y rodillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *