La silla Wassily


¿Habías visto antes la silla Wassily? ¿Sí, verdad? Es un diseño muy de oficina o de sala de espera. Sus líneas son muy modernas y parece que la acaban de inventar en un estudio de diseño, pero no, te sorprenderás al saber que su origen se remonta a 1925. Como te puedes imaginar, un diseño que perdura tantos años es porque es muy especial, y la silla Wassily es uno de los diseños más vendidos de todos los tiempos. Esta fue la primera silla creada con tubo de acero y su creador, Marcel Breuer, estudiante de la escuela Bauhaus, utilizó nada más y nada menos que ¡el tubo de una bicicleta! El prototipo salió bien y nacía una de la mejores sillas de la historia. El nombre se lo puso Breuer en honor a su amigo Kandinsky.

Las líneas de la silla, rectas, son lineas muy ligeras construidas con acero cromado en acabado brillante y el cuerpo de la silla, en forma de «V» con respaldo para los brazos, está hecho de piel. Los colores originales son el negro y el marrón, pero actualmente también se comercializa en otros colores como rojo, beige o azul. Hoy día tiene la exclusividad de venta la marca Knoll (www.knoll.com), aunque seguramente podrás encontrarla en tiendas de segunda mano o en Ebay. Lo malo de tener una pieza de diseño tan especial es su precio, cuesta unos 2.000 dólares, que no es mucho teniendo en cuenta que es una pieza con numerosos premios como el del Museo de Arte Moderno o el reconocimiento de «obra de arte» en 1982. Además, esta silla cuenta con un certificado de «diseño sostenible» por utilizar productos que no dañan el medio ambiente. ¿Qué son 2.000 euros si te puedes reclinar en una silla con tanta historia que además es muy cómoda?


Puedes acompañar tu fabulosa silla Wassily con una mesa Laccio y completar el conjunto. Esta mesa, diseñada también por Marcel Breuer, es la compañía perfecta para la silla, ya que utiliza los mismos tubos de acero cromado y unas tablas cuadradas en diferentes colores, acordes con la silla. La mesa es más económica, entre 500 y 700 dólares dependiendo del tamaño, y al igual que la silla, viene con un certificado de autenticidad: el logo de Knoll Studio y la firma de Marcel Breuer está estampada en la base de la mesa. Sorprende a tus amigos y crea un pequeño rincón de diseño Bauhaus en casa.

Crear un ambiente relajado para el hogar


Seguro que muchos de vosotros llegaréis a casa después de una dura jornada laboral esperando encontrar el relax. Desafortunadamente, en algunas ciudades eso es muy difícil, especialmente en capitales de provincia como Barcelona, Madrid o Valencia.


Pero las cosas se pueden facilitar mucho gracias a la decoración. A continuación te hablamos de unos cuantos trucos que te pueden venir muy bien para cumplir con ese objetivo. Toma nota.

1- Ruido

No se puede negar que el ruido es uno de los principales inconvenientes. Los coches son los principales responsables de que la tranquilidad tarde en llegar, en algunos casos hasta altas horas de la madrugada. Por ello es importante filtrar los sonidos, apostar por ventanas de doble acristalamiento. Esto, además, te permitirá ahorrar energía al evitar las fugas de aire, ya sea caliente o frío. Si no se dispone del presupuesto suficiente como para optar por este tipo de ventanas, lo que se puede hacer es encender la radio para escuchar música relajante. Hay CD’s dedicados a tal fin.
SEGUIR LEYENDO «Crear un ambiente relajado para el hogar»

Convierte tu cocina en un diner


Seguro que sabes lo que es un diner, lo has visto cientos de veces en las películas americanas. Un diner es esa cafetería de estilo retro a los años 50, con luces de neón, Harley Davisson descuartizadas, sillones de vinilo y batidos de chocolate a cinco dólares… Piensa en las cafeterías que salen en Regreso al Futuro, Pulp Fiction o en Grease, eso es un diner. Pero ¿cuál es su origen? La historia de los diners se remonta a 1858 cuando Walter Scott, un joven de 17 años que trabajaba de tipógrafo en el Providence Journal, decidió sacar un poco de dinero extra y empezó a vender sandwiches y café a sus compañeros de trabajo. El negocio le fue tan bien que dejó su trabajo de tipógrafo y siguió vendiendo comida preparada en un vagón de tren abandonado que estaba enfrente del periódico. El no lo sabía pero su genial idea fue la semilla de lo que con el tiempo se ha convertido en todo un símbolo de Norteamerica: el diner. Por todo el territorio norteamericano es común encontrar vagones de tren o viejos autobuses convertidos en cafeterías.

Los diner hace tiempo se pusieron también de moda en nuestro país y las grandes ciudades como Madrid o Barcelona se han apuntado al estilo de los años 50. Cada vez es más frecuente leer en guías de ocio que han abierto una cafetería o una hamburguesería tipo diner… ¿Y si trasladamos ese estilo a nuestra cocina?

Lo mejor para hacer una cocina estilo diner es tener una cocina grande porque es un estilo que lleva muchos adornos y parafernalia, pero si es pequeña seguro que se puede hacer algún apaño. Algo fundamental en el estilo diner es el suelo en baldosas negras y blancas que quedará, sin duda, muy vistoso. Otra cosa fundamental es el color rojo, que combinará genial con el blanco y negro del suelo, aunque también puedes elegir otros colores como el rosa, el naranja o el morado. Si tienes espacio para poner una mesa y unas sillas, que sean de metal y tapizadas en plástico o vinilo. Algo muy importante, que ya hemos dicho, son los adornos y los pequeños detalles: pon placas con imágenes de motos, fotos de chicas en patines, pin up’s, una pequeña lamparilla de neón… si tienes una vieja guitarra que ya no tocas, cuélgala de la pared, le dará un toque muy Elvis. Y no te olvides de poner el bote de Ketchup y de salsa barbacoa encima de la mesa, aunque estén vacíos, es un toque imprescindible en un diner.

Decorar con poco dinero


Si te apetece dar un aire nuevo a tu casa pero no tienes mucho dinero, no te preocupes, te vamos a dar unos consejos baratillos para decorar. En primer lugar ten en cuenta que lo minimalista se lleva, por lo que no te hará falta comprar unos tapices de la Granja del siglo XVIII para que tu casa quede bonita, con tres cosas nuevas quedará muy apañada. Cuando se quiere cambiar un poco la casa pero sin dinero hay que cambiar el «chip» mental y pensar que lo mejor es sustituir productos comprados en tiendas por productos DIY (Do It Yourself, es decir, háztelo tú mismo). La mayoría de las veces no hace falta comprar un mueble nuevo sino darle un lavado de cara a uno que ya tienes.
SEGUIR LEYENDO «Decorar con poco dinero»

Tipos de puertas


En el mercado podemos encontrar tres tipos de puertas, que se diferencian fundamentalmente por el sistema de apertura. Según como sea, estamos hablando de puertas abatibles, correderas o plegables. La elección de una u otra dependerá en gran parte del espacio disponible y de la comodidad que se busque.

Puertas abatibles

Son las que estamos más acostumbrados a ver, las que están en todos los hogares. Cuentan con un cierre tradicional y manijas o pomos. El sistema de apertura tiene un ángulo de 90 grados en los modelos más antiguos, y pueden abrirse hacia dentro o hacia fuera.

Hoy en día las encontramos con el canto interior redondeado, lo que hace que desaparezca el hueco lateral para que no se vean las bisagras. Además, pueden girar 180 grados, permitiendo la apertura tanto hacia dentro como hacia fuera, algo que es muy útil para las cocinas.
SEGUIR LEYENDO «Tipos de puertas»

Relojes retro de cerámica


Estoy seguro de que alguno de vosotros sabe quien es George Nelson. Para quienes no lo sepáis, deciros que es uno de los diseñadores más populares del siglo XX. Acostumbrado a trabajar con formas geométricas como la esfera, siempre supo sacar el mayor partido a todas sus creaciones, enseñando a todo el mundo que es posible diseñar auténticas obras de arte.

Los relojes fueron parte de su trabajo. En 1953 diseñó los cuatro que podéis ver en la imagen. Lo malo es que nunca se comercializaron, se quedaron como un simple prototipo deseado por muchos y poseído por ninguno. Sin embargo, Vitra los ha recuperado y ha creado unos idénticos fabricados con cerámica.

Son sin duda una pieza de diseño único que puede hacer que tu hogar sea especial. Son retro y cada uno de ellos cuesta más de 200 euros, por lo que tendrás que pensártelo bien antes de hacer la compra. Si te decides, visita www.puremodern.com y presume de reloj.

Decoración infantil


La habitación infantil es sin duda el espacio de los reyes de la casa. Su cuarto es el lugar donde duermen, se visten, pintan, aprenden, hacen los deberes, se disfrazan y se ponen a jugar. Disponer del sitio perfecto en casa para que los más pequeños puedan realizar todas sus actividades es sencillo con estos pequeños trucos de decoración infantil. Las posibilidades son muchas. Sigue leyendo…

Podemos crear ambientes coloridos, clásicos, llenos de juguetes, con una cama alta o literas, con una zona para el estudio o dar prioridad al almacenaje. Todo dependerá de las necesidades del niño y de las características del hogar. En definitiva, consiste en diseñar un lugar multifuncional, práctico y seguro, donde lo importante sea la comodidad de la criatura y su seguridad.

Normalmente, la decoración de un cuarto infantil se puede dividir entre dos edades: hasta los tres años y desde esa edad hasta los once. Para comenzar tenemos que decidir los colores, algo que es más importante de lo que parece, pues son capaces de generar distintos sentimientos y hasta de fomentar la creatividad y la imaginación del niño, debemos pensar qué es lo que deseamos transmitirle: tranquilidad, alegría, descanso o concentración.

Las paredes se pueden personalizar, es algo que les gusta mucho. Mientras que el mobiliario es importante que sea sencillo pero funcional, los textiles darán personalidad al conjunto y los complementos llenarán de color la habitación del pequeño. Pero es importante no abusar en ningún sentido para que no resulte un espacio agobiante. Recomendamos apostar por los vivos en tonalidades suaves que permitan estimular sin llegar a cansar.

La cama debe permitir un disfrute total del descanso, parece lógico. Buscar la comodidad por encima de todo, eso es fundamental. Dependiendo del espacio y sus gustos podrás elegir entre una cama pequeña, una extensible, una cuna convertible en cama, literas, camas elevadas, entre otras muchas posibilidades. También es preferible elegir muebles de gran capacidad, ya que los niños crecen con rapidez y la ropa se acumula en seguida.

Por otro lado, la luz ideal es la natural. Una iluminación correcta permitirá al niño desarrollar mejor sus tareas, de manera más cómoda, sin forzar la vista. Lo ideal es tener como mínimo un punto de luz general y colocar algunos focos para dar una luz puntual, como la de la mesita de noche o una lamparita en un rincón.

Tienda online de Zara Home


Por si alguno de vosotros no lo sabía, Zara Home tiene una tienda online a través de la cual se pueden comprar sus productos. Nada más acceder a www.zarahome.com se puede escoger el idioma, estando el español en la lista.

Dentro hay varios apartados. Rebajas, novedades, cama, baño, mesa, salón, básicos y nuevas colecciones. También hay un buscador, un teléfono gratiuto de atención al cliente y un chat online que puede servir de asistente para la compra. Los gastos de envío son gratuitos siempre y cuando se sobrepase la cifra de 150 euros.

Todos los productos inclyen fotografía y precio, por lo que es una buena manera de hacerse una idea. También se detallan los materiales de fabricación y las dimensiones. Asimismo, está disponible la opción de envolver para regalo.

Visita la página web de Zara Home.

Casas con decoración industrial


Las casas con estilo industrial se pusieron de moda gracias a los llamados «lofts» neoyorquinos. El concepto viene de grandes espacios conseguidos a partir de fábricas o naves abandonadas. Al dejar su actividad industril, estos lugares se adaptaban a viviendas. Muchas veces se dejaban objetos de la obra o elementos de la fábrica y eso creó una auténtica moda que con los años se reinventa. El estilo industrial es un estilo que no pasa de moda y le dará a tu casa un toque chic y urbano.

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de darle un toque industrial es pensar que estás dentro de una fabrica (sólo que con las comodidades de una casa). En primer lugar los materiales que utilices han de ser los típicos de los lugares industriales: ladrillo, piedra, cristal, hierro… Un suelo de cemento pulido irá perfecto. Olvídate de poner muchos adornos y cortinas rococó, el estilo industrial es minimalista. Recuerda: menos es más. En este tipo de casa prima sobre todo la funcionalidad.

Los muebles que le van bien a este estilo de casas son muebles grandes, de oficina: unas taquillas metálicas de Ikea, por ejemplo. En la Maisons du Monde también tienen piezas industriales muy originales hechas en hierro y otros materiales (en la imagen). Otra solución es buscar muebles de este tipo en una feria de almoneda o encargarlo directamente en un taller de cerrajería, pero estas son opciones más caras. Una cosa que siempre funciona es estar «ojo avizor» a las oficinas del barrio, seguro que alguna cierra o hacen renovación de muebles. Pregúntales que van a hacer con los que ya no quieren, igual consigues alguno interesante. Y si no lo es, puedes customizarlo a tu gusto, por ejemplo con una mano de pintura.

Otra idea para dar a tu casa un toque industrial es darle un aire de la calle, que parezca que en lugar de estar entre cuatro paredes, estás en las calles del Bronx. Para ello puedes poner por ejemplo un panel de los que simulan ladrillo y pintar un grafitti encima, o pegar carteles, etc. Este estilo es muy original y moderno, pero en ocasiones puede resultar un poco frío, si le das tu aire personal seguro que consigues que sea confortable.