Elegir colores para paredes


Es bien sabido que los colores pueden determinar nuestro estado de ánimo, incluso los orientales piensan que contribuyen a la curación natural de ciertas enfermedades. La elección del color de las paredes de nuestra casa no es algo trivial, pues es una decisión que afectará a nosotros y al resto de la familia, por lo que dar con el tono adecuado será clave para sentirse a gusto en el hogar. Por eso nos será de mucha utilidad saber que los colores claros o tonos pastel son los más recomendables para una vivienda armoniosa.

Por ejemplo, puedes comenzar haciendo pruebas con tonos salmón, champán, hueso, marfil o beig, ya que darán a tu casa una mayor sensación de paz, puesto que reflejan tranquilidad y pureza. Además, al ser suaves pueden ser utilizados sin problemas en todas las habitaciones. Pero si lo que quieres es pintar cada estancia de un color diferente, apuesta por el melocotón, el rosa neutro y las gamas suaves de púrpura, azul o verde que combina muy bien en los dormitorios.

Los colores como el gris oscuro se han puesto muy de moda, aunque no se recomienda en habitaciones con poca iluminación ya que las hacen muy pequeñas. Por otro lado, un tono oscuro queda genial en salones muy grandes e iluminados de forma natural por las ventas. Estos colores generan modernidad pero no son los más recomendados para generar estados de ánimo positivos.


Por contra, los colores cálidos, tales como los rojos o naranjas, se caracterizan por estimular sensaciones como de bienestar, pero no son los mejores para la mayoría de las habitaciones de la casa, puesto que a larga cansa la vista. Solamente suelen decorar bien en los dormitorios más reducidos, pues dotan un aspecto más juvenil, y en determinados salones, en los que habrá que deberemos tener presentes otros factores como el color de los muebles o sofá.

Recuerda que el color de las paredes será el que predomine en toda la estancia y el que marce la decoración general de la misma. En el momento de elegir el color apropiado deberemos tener en cuenta también todos los muebles de la habitación, las telas de las cortinas y los complementos (lámparas, cuadros, portafotos, velas). Los colores suelen ser decorativos en sí mismos, por lo tanto, deberá ir a juego con el resto de los elementos de la sala.

Si no quieres arriesgar, el blanco es una apuesta segura que nunca pasa de moda y combina con todo. ¡Haz la prueba y nos cuentas!

1 comentario

  1. hola quiero pintar mi comedor (el cual es tipo rectangular) con los siguientes colores naranja y amarillo en realidad serian dos paredes laterales naranja y una perpendicular amarilla, ya q la otra pared esta ocupada por un gran mueble marron oscuro, y con el pasillo hacia los dormitorios tambien amarillo, quisiera saber si esta combinación quedaria bien? tengo muebles oscoros y el juego de libing es un naranja oscuro. yo pensaba que quedaria bien en colores brillantes. espero su respuesta muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *