Loft con un encanto especial


Convertir una antigua vivienda en un loft familiar es una de las mejores ideas, especialmente si contamos con materiales industriales. A pocos kilómetros de la ciudad de Barcelona encontramos esta casa tan diferente como especial. Se trata de una vivienda con techo alto que recientemente ha sido reformada y acondicionada para una pareja joven con dos niños. El techo se ha cubierto de teja, pero se han conservado las vigas de madera y las paredes de ladrillo.

Los arquitectos también modificaron su distribución, en primer lugar se proyectó una segunda planta para ubicar el dormitorio principal y dejar libre toda la inferior, donde se encuentra el salón, cocina, baño y dormitorio infantil. Todos estos espacios están abiertos sin muros ni tabiques que los separen, algo convierte la casa en un genuino loft. Muchas de estas antiguas naves y fábricas abandonadas se están convirtiendo en viviendas, como ya sucedió en el Nueva York de los años 50.

La decoración crea una especie de atmósfera nostálgica y evocadora, donde se hace uso de piezas antiguas recuperadas y otras con aire vintage que sin duda destilan una enorme elegancia y buen gusto en un ambiente donde prima la tranquilidad. El diseño encuentra el equilibrio cromático con texturas envejecidas y colores claros, algo que le proporciona un encanto especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *