Los colores primarios y secundarios en la decoración


Cuando vemos colores nuestro cerebro recibe diferentes estímulos que nos generan sensaciones. El círculo cromático dispone de una gran variedad de tonalidades y es muy recomendable su uso para acertar en la combinación de colores. Es importante saber que los colores primarios son el rojo, amarillo y azul. Estos colores no se pueden crear a partir de ningún otro color. Sin embargo, combinados entre sí dan lugar a otras tonalidades espectaculares, su intensidad dependerá de la cantidad de colores que usemos en la mezcla. Para la decoración de paredes se suele usar mucho una tonalidad pura, que se consigue mezclando cualquier color con el gris u otros tonos neutros.

El color rojo es vibrante, intenso, pasional, cálido y atrevido a la vez. Destaca entre todos los demás porque estimula la mente, proporciona energía y excita los sentidos. Normalmente se utiliza para decorar salas dedicadas al entretenimiento, como el salón de la vivienda.

El opuesto al rojo es el azul, ya que proporciona calma, tranquilidad, sosiego, serenidad y frescura. Esto es gracias a que nos recuerda a la visión del cielo o el mar. No obstante, es importante tener en cuenta que los tonos más pálidos como el azul combinados con una iluminación de poca intensidad puede crear estancias muy frías. Lo recomendable para acertar es una mezcla de tonos azules con blancos para que gane en iluminación.

El amarillo es una mezcla de sensaciones, dicen que trae mala suerte pero no es verdad, todo lo contrario, aporta energía y vitalidad. Al igual que el sol, el amarillo consigue llenar de luz las habitaciones y permite crear ambientes alegres aunque los días sean tristes. Se trata de un color que combina muy buen con cualquier otro, con colores cálidos como los rojos, naranjas y púrpuras, cualquiera de ellos puede ayudar a decorar un ambiente íntimo y acogedor.

Luego tenemos los colores secundarios que también son tres: naranja, verde y violeta. El primero es un color bastante acogedor, atractivo visualmente y muy usado en espacios íntimos como dormitorios. Consigue dar vida a las estancias que son más frías o con poca iluminación procedente de las ventanas.

El que está muy de moda es el verde, muy adiente en primavera porque está muy ligado a la naturaleza. Es uno de los colores más equilibrados que proporcionan relajación y armonía. Además de generan ambientes muy agradables en habitaciones, baños, cocinas o salones, es un color que favorece la concentración, por lo que es perfecto también para oficinas y despachos.

El violeta también conocido como lavanda, lila o malva cuenta con una gama de matices muy amplia. Es una tonalidad que proporciona frescura y naturalidad. Los interioristas suelen combinarlo con verde o blanco. Es un color que se usa mucho en dormitorios, especialmente femeninos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *