Los diferentes colores en la cromoterapia


Cada vez más gente descubre los beneficios de la cromoterapia en las duchas de color.

La combinación de agua, luz y color estimula el cuerpo mejorando el estado anímico, creando sensaciones muy gratificantes. La cromoterapia se aplica en muchos campos, pero especialmente como complemento de muchos tratamientos dedicados al bienestar y a la relajación.

En el mercado encontramos diferentes alternativas para introducir la cromoterapia en nuestro baño de casa. Podemos adquirir desde una cabina de ducha con focos LED hasta otros sistemas de color como simples lámparas LED con diferentes fotos de color. Las propiedades de cada color varían según los tonos primarios:

Rojo: Color de la pasión y creatividad. Muy recomendado para personas depresivas o tristes. Estimula el corazón aumentando la circulación sanguínea.

Verde: Sus propiedades son relajantes como un tono tranquilo, calmante y refrescante. Crea sensaciones de alegría y esperanza. Indicado para terapias contra el dolor.

Azul: Color frío pero para dar serenidad, relajación y despejar la mente. Va muy bien para combatir el estrés, el insomnio y la excitación.

Amarillo: Color que proporciona calidez, es muy acogedor. Se le atribuyen efectos beneficiosos para el hígado y el páncreas. Produce un ambiente perfecto para luchar contra los estados de decaimiento, ya que ayuda a reforzar el sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *