Mamparas de ducha sin perfiles


Las mamparas de baño han ido sustituyendo paulatinamente a las cortinas de toda la vida, esas que tanto nos hicieron temblar con el clásico “Psicosis”… No cabe duda de que sus prestaciones son muchísimo mejores. Las mamparas ofrecen una estanqueidad que las cortinas ni sueñan, así como mayor comodidad y seguridad. Por otra parte, estéticamente el aspecto que proporciona una mampara de cristal de buena calidad y diseño moderno está a años luz de lo que nos ofrece cualquier cortina, por bonita y alegre que sea.

Las últimas tendencias en decoración apuestan sin dudarlo por las mamparas de ducha sin perfilería. Es decir: los vidrios templados no llevan perfiles de metal o PVC que los fijen a las paredes, sino que se sujetan a éstas y al techo mediante pequeños y modernos herrajes de acero inoxidable.

Su aspecto minimalista hace que queden fenomenal en cualquier baño, independientemente del estilo que tenga. Da igual que sea un cuarto de baño más barroco, con espejos con volutas o muebles de madera: estas mamparas son tan sencillas que pasan casi inadvertidas. Y por supuesto, para los baños de vanguardia no hay elección más acertada. Sin embargo, estos modelos también tienen sus desventajas: sólo pueden escogerse con puertas practicables y no correderas, lo que supone un inconveniente en baños pequeños.

Por otra parte, no ofrecen una estanqueidad tan completa como las mamparas con perfilería y a veces el agua llega a desbordarse. Eso, sin olvidarnos de que resultan bastante más caras que las convencionales. En definitiva, las mamparas sin perfilería son una opción más para equipar el baño, que sin duda supone un elemento vanguardista aunque también conlleve algún inconveniente. En la foto vemos una mampara de la serie 8 Walk-in de Merlyn Showering, con vidrio templado de 8 mm de espesor y cuyo diseño minimalista es limpio, sencillo y ligero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *