Colores para pintar (tonalidades)


Para combinar correctamente las diferentes tonalidades de colores para pintar las paredes de una vivienda es necesario conocer las características de cada estancia. La iluminación puede hacer que el color se muestre de una forma u otra, así como la cantidad de claridad u oscuridad que hay en una habitación. Por lo tanto, antes de escoger los tonos que deseamos para pintar, es recomendable conocer las particularidades de espacio de nuestra casa.

Los colores claros aportan luminosidad porque reflejan la luz que reciben y crean una sensación de amplitud visual. Mientras que los colores más oscuros absorben gran parte de luz y estrechan la estancia. Por lo tanto, es buena opción pintar los espacios pequeños de colores claritos y los más grandes que tengan ventanas exteriores, los podemos pintar de colores más oscuros.

Normalmente, los colores fríos se emplean en habitaciones soleadas, ya que son refrescantes y crean una sensación de calma, tranquilidad y relax. Por otro lado, los colores más cálidos, como amarillos o rojos, sirven más para decorar estancias que tengan un mobiliario que combine con esos colores.

Como comentábamos, la luz influye en las tonalidades finales de cada color. Por ejemplo, la luz solar aporta un tono rojizo a la pintura y suaviza los colores fríos. A diferencia de la luz eléctrica, artificial o de bombilla que crea un efecto gris en los tonos cálidos.

Consejos de pintura para el hogar


Pintar nuestra casa con diferentes colores es una idea que nos atrae. Seguramente ya nos cansa ver las paredes siempre blancas, por eso pintar con distintos colores determinados ambientes de nuestra casa nos ayudará a estar más a gustos. Los diversos tonos de color pueden dar otro aire a nuestro hogar, aparte de crear sensaciones nuevas.

El baño es un espacio muy personal por lo que te puedes lucir con colores verdes, utilizar siempre recursos decorativos y que combinen con el resto de mobiliario. Puedes emplear cualquier color, aunque tradicionalmente se usaba mucho la gama de los azules.


En el caso del recibidor, un espacio normalmente pequeño, podemos ser más atrevidos y aportar un interesante un toque de impacto visual al entrar a la casa. Seguro que nadie olvidará haber puesto sus pies en tu hogar. Si tienes una escalera, es un lugar perfecto para pintar de color, a veces son espacios que no tienen salida exterior, por lo tanto sin ventana, hay que tener en cuenta el tono que pueda quedar con luz artificial.

El comedor o cualquier rincón de la cocina que se presta para comer es un buen espacio para separar cromáticamente del resto del ambiente. Si dispones de un despacho o lugar de trabajo, para tener una mayor concentración no se admiten variedad de colores, pero un tono clarito o incluso un color oscuro, ambientándolo con objetos y dispositivos tecnológicos que puedan complementarse perfectamente de forma decorativa puede quedar genial.

Vinilos que transportan electricidad


Lógicamente, los vinilos que os mostramos en las fotografías no desprenden electricidad, no hay que sufrir por ello. Son creación de la artista gráfica alemana Julia Wolf, profesional que trabaja actualmente para el estudio Two Collect de Berlín.

Ella intentó crear unos vinilos que pudieran disimular los cables y los interruptores, algo que no lo ha conseguido con mucho éxito aunque le haya imprimido una gran dosis de originalidad. La sensación es muy recargada aunque puede quedar muy bien en habitaciones juveniles. Plantas de energía, tendidos eléctricos con sus pajaritos apoyados… toda una novedad que puedes adquirir por 54 euros en la página web de la empresa brasileña Diz Decor.


Cómpralos en www.dizdecor.com.

Pintura para fachadas


Para pintar las fachadas no se puede utilizar una pintura cualquiera, la porosidad de la pared y la presencia de humedad suele favorecer la aparición de grietas que acaban causando humedades dentro del hogar.

A causa de su exposición a la intemperie, las fachadas pierden su resistencia con mayor facilidad que otras superficies. La acción directa de los rayos del sol, las lluvias o fuertes vientos o la misma contaminación ambiental provoca que la pintura se desprenda y las paredes se ensucien o estropeen más rápidamente. Por eso es muy importante elegir pinturas adecuadas, con propiedades impermeabilizantes y resistencia de color.

La gama de colores para los revestimientos de fachadas es tan amplia como las pinturas para interior. Desde tonalidades más claras como el blanco, hasta colores más atrevidos como el rojo o el azul. Entre los acabados destacan los satinados, brillo, mate o texturizados.

El principal componente que debe contener este tipo de pinturas es la resina acrílica o vinílica, un elemento esencial para que aumente la duración de la pintura en buen estado. Suelen ser pinturas que soportan perfectamente los cambios de temperatura y evitan la aparición de moho y suciedad.

Azulejos para decorar paredes

Puedes optar por colocar azulejos para decorar las paredes de tu hogar, conseguirás de luzcan más bonitas, coloreadas y personalizadas. Con los azulejos se pueden crear estupendos mosaicos decorativos y repartirlos por las diferentes estancias de la casa de forma que combinen con tu estilo y la decoración general.

Si estás cansado de ver siempre la misma pared aburrida, los azulejos son una de las mejores alternativas para darle más vida. Dan brillo a la habitación y alegran la estancia con la incorporación de colores variados. Teniendo muchas opciones entre las que elegir.

Si te decides a colocar los azulejos, limpia la pared, recuerda utilizar una regla calibradora para colocar adecuadamente las pequeñas piezas, emplea un pegamento adecuado para pegar los azulejos a la pared, prepara una masilla para rellenar los huecos entre azulejo y azulejo. Finalmente, alisa las juntas con una clavija y pule los azulejos con un trapo seco.


SEGUIR LEYENDO «Azulejos para decorar paredes»

Paredes como de piedra


La decoración no tiene límites, podemos conseguir resultados espectaculares con algunas técnicas. Por ejemplo, decorar las paredes imitando la piedra, con lo que conseguiremos dar un toque rústico que aporte originalidad. Para ello necesitamos una textura rugosa que se extienda sobre la pared.

Primero tendremos que delimitar la zona sobre la que aplicaremos la textura rugosa y luego preparar la masilla. A continuación, marcaremos unas líneas horizontales y verticales que simularán la anchura de los ladrillos. Luego presionaremos con una esponja natural para conseguir un efecto rugoso. La pared adquiere una forma irregular, muy similar a la de la piedra.

Finalmente y para tener un acabado profesional, repasaremos las juntas con el mango de un pincel y presionaremos sobre las líneas marcadas, para que los trazados adquieran un aspecto irregular en forma de piedras o ladrillos. Cuando se seque aplicaremos una capa barniz acrílico en tono roble.

Azulejos Moving Color


Moving Color es una de las novedades que más fuerte puede instalarse en los hogares a partir de ahora. Se trata de una nueva tecnología que hace que los azulejos cambien de color en función de la temperatura. Así, según la temperatura del ambiente o de los cuerpos, el color del azulejo podrá pasar de rojo a azul en cuestión de segundos. Son sensibles al calor y pueden diferenciar si la temperatura es fría, templada o caliente.


Se pueden colocar en el suelo, en las paredes e incluso en las encimeras. Los hay de diferentes tamaños, texturas y colores y se puede elegir hasta la temperatura a la que queremos que cambie el color. Lo que no te hará tanta gracia será su precio, pues un azulejo de 4×4 cuesta algo más de 13 euros.

Muros de pavés


Los muros de pavés son tabiques con bloques de vidrio muy empleados para iluminar estancias oscuras o sótanos que no tienen posibilidad de construir una nueva ventana y siempre que sea posible colocarlo en el suelo de la habitación superior.

Es tan simple con sustituir el ladrillo de una pared por bloques de pavés, un material transparente o translúcido que cuenta con una oferta de colores muy variada. Principalmente obtendremos más iluminación natural. Antes de tirar un muro al suelo, es importante confirmar no sea una pared maestra ni contenga canalizaciones de gas, agua o electricidad.

En el mercado podemos encontrar varios tipos de bloques de pavés que en su mayoría tienen forma cuadrada con dimensiones que pueden alcanzar los 20 centímetros por cada lado. Además, de dejar traspasar a luz entre las estancias, su resistencia hace que sea un buen aislante térmico y acústico. Para su colocación es necesario preparar un mortero para rellenar los huecos que quedan entre bloques, lijar las varillas y rematar las juntas.

Alisar paredes


Para que una pared quede completamente lisa y conseguir un acabado regular es necesario realizar un revoco. El tratamiento también supone el enlucido de los tabiques, de forma que queden preparados para encontrarse en el exterior, protegerlos frente a condiciones adversas como lluvia, nieve o viento. Después de revocar la superficie, podemos pintarla, empapelarla, decorarla con gotelé o alicatarla.

Mientras que en paredes de exterior, se recurre recurrir al mortero, que se emplea sobre hormigón o ladrillo. Un truco para evitar que el tabique absorba el agua del mortero es humedecerlo previamente. Recuerda que antes de aplicar el mortero en exterior hay que eliminar irregularidades y alisar juntas con el fin de evitar la aparición de grietas futuras en la pared.

Por lo general, el revoco de yeso es una técnica que se emplea en paredes de interior y que requiere trabajar con mayor rapidez puesto que el tiempo de fraguado es menor.