Pintar el techo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Antes de empezar a pintar las paredes, tenemos que comenzar por el techo. Para ello tienes dos opciones, la mejor es mover todo el mobiliario de la estancia que vamos a pintar y dejarla vacía o aunque también puedes tapar todos los muebles con la ayuda de plástico o telas que no sirvan. Por su parte, el suelo conviene cubrirlo con papel, cartón o plástico.

Si para pintar tenemos que estar sobre una escalera, es recomendable tener a mano todo el material que se vaya a utilizar, elegir una postura cómoda y utilizar gafas protectoras para que la pintura no entre en los ojos.

Respecto a las herramientas a utilizar, podemos optar por una brocha o un rodillo. En el caso de la brocha deber lo suficientemente gruesa. Se debe cruzar la brocha una o dos veces cuando extendamos la pintura. Mientras que para el rodillo, es preferible llenar de pintura la mitad del recipiente y escurrirlo en el borde para retirar el exceso.

Recuerda que antes de la aplicación de la pintura, cualquier desperfecto en el techo debe repararse, ya sea una grieta, humedades, pintura antigua desenganchada, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *