Pintar una pared estropeada


Con esto de la crisis que tenemos encima, hay que buscar métodos hasta debajo de las piedras para poder cambiarle la cara a nuestro hogar sin gastarnos mucho dinero o, si es posible, sin gastarnos nada. Una de las tareas que más gusta hacer para cambiar la decoración en una casa es pintar las paredes, algo con lo que conseguirás un cambio radical y que no te costará mucho dinero, especialmente si lo haces tú misma.

Cuando la pared que quieres pintar está estropeada es cuando surgen las dudas de cómo hacerlo, pero lo cierto es que no es tan difícil como la gente suele pensar. Toma nota de estos consejos para pintar una pared estropeada:

– Lo primero que tendrás que hacer será retirar la pintura que esté deteriorada para que no se queden bultos cuando la pintes y pueda estar lo más lisa posible. Rasca la pared con una espátula y líjala hasta que desprendas todo lo que parece que vaya a caerse.

– Después de lijarla pásale un cepillo o una escoba para quitar el polvo que se haya quedado al rascar. Con eso conseguirás que la pintura no se desprenda en el futuro por culpa de la suciedad.

– Para facilitar el agarre de la pintura habrá que emplear un producto fijador, el cual penetra en el interior de la pared y hace que la pintura que pongas después se adhiera mucho mejor. Si al poner el producto ves que la pared está deteriorada más allá de la pintura, lo mejor será repararla un poquito para que quede uniforme.

– Una vez hecho todo lo anterior, ya podrás proceder a pintarla como se hace habitualmente. Si vas a darle más de una mano, deja siempre que pase todo el tiempo de secado recomendado por cada fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *