Retirar y sustituir azulejos rotos


Lo complicado de reparar un azulejo roto no es la operación de retirada o colocación posterior del mismo, lo más difícil es encontrar un recambio que sea idéntico o muy similar al del resto del alicatado. Eso será especialmente grave cuando no hayamos guardado muestras de los azulejos y el modelo sea bastante viejo. En este último caso es muy probable que ya no encontremos uno igual en el mercado.

Afortunadamente no hay que desesperarse antes de hora. Existen formas de conseguir nuevas piezas que encajen con las anteriores. Lo primero que tendremos que hacer es retirar el azulejo roto o deteriorado. Golpeándolo en el centro con el mango de madera de un martillo puede ser más que suficiente. De esta forma evitaremos causar daños en el resto de azulejos. Si por desgracia la nueva pieza tiene una dimensión más pequeña que el hueco que tiene que tapar, podremos utilizar masilla tapajuntas para solucionar el entuerto.

Una opción bastante interesante y de moda es la de los vinilos. Estos nos ayudarán a quitarnos de encima el problema de no haber encontrado un azulejo igual. En este caso dará igual que el color sea diferente, pues este quedará cubierto por completo con la pegatina. Por último, también podemos decantarnos por las resinas que tiñen los azulejos. El resultado no será impecable, pero se convertirá en una buena solución temporal para salir del paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *