Rincón retro con encanto kitsch


Seguro que muchos recordáis aquellos espejos redondos, con forma de sol y rodeados de rayos de latón, que causaron furor en los años 70 y 80. Con el tiempo, estos objetos fueron relegados al baúl de los recuerdos, y las nuevas tendencias los arrinconaron al considerarlos feos o directamente “horteras”. Como suele ocurrir, en moda y en decoración todo termina por volver (¡hasta los pantalones de campana!), y estos espejos son ahora objeto de deseo para los amantes de la decoración…

Podéis ver un buen ejemplo en esta fotografía, en la que os muestro un rincón inspirado en los años 80 convenientemente actualizado. Con su espejo, su papel pintado y sus lámparas retro, es sin duda todo un acierto… ¿Quieres saber cómo conseguirlo?

Cómo lograrlo

Vayamos por partes. Lo primero que hay que hacer para conseguir este efecto es buscar un papel pintado que, sin estar pasado de moda, evoque aquellos años. En este caso hemos escogido un modelo en tonos grises con estampado naïf de árboles. Un consejo: el techo de la estancia y el rodapié deben ser blancos para no saturar el ambiente. Además, lo mejor es empapelar tan sólo una pared (la más llamativa) y dejar el resto más claras.

Los muebles blancos combinan perfectamente con el estilo del papel, y además sus líneas sencillas y curvas aportan elegancia. Puedes pintar con esmalte-laca blanco satinado alguna mesa o consola de este estilo que tengas en tu casa, o tal vez comprar algún mueble del estilo como el tocador Hemnes de Ikea (o buscar en rastros y desembalajes). También hay tiendas de muebles de madera en bruto que disponen de piezas similares, listas para pintar.

El espejo es sin duda el centro de atención del rincón. Puedes buscar modelos parecidos en tiendas de muebles de segunda mano, rastros, desembalajes y chamarileros. Pero si no lo encuentras, el modelo de la foto es de la firma Beautiful Modern Thing. Dos lámparas plateadas con grandes pantallas terminarán de dar el toque perfecto a tu evocador rincón de los años 80.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *