Técnica de esmerilar cristales


La técnica del esmerilado se suele utilizar para conseguir que los vidrios de puertas o ventanas se vuelvan opacos. El tratamiento consiste en pulir la superficie hasta que pierda su completa translucidez y resulte imposible distinguir los elementos a través de los cristales. El esmeril es una roca que se mezcla con otros minerales para obtener polvo abrasivo de una gran dureza.

Para esmerilar los cristales necesitamos estos polvos de esmeril, láminas de hojalata y agua. Antes de iniciar el proceso conviene practicar en un cristal más reducido para ver el efecto. Colocaremos la pieza sobre una superficie plana y estable para facilitar la tarea. Las mesas de madera o las encimeras de mármol son las más idóneas.

Una vez que el cristal bien sostenido, espolvoreamos toda la superficie con el esmeril. Vertimos agua hasta formar una pasta líquida. A continuación, con la lámina de hojalata colocada en la palma de la mano, frotamos el cristal con movimientos enérgicos y circulares. Con eso conseguirnos aclarar la superficie y repetimos la operación. Para terminar, es necesario lavar el vidrio con jabón y aclararlo con abundante agua. No es necesario realizar es proceso por las dos caras del cristal, basta con hacerlo por un lado para opacar el vidrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *