Trucos para decorar una casa


Decorar una casa no es tarea fácil, pero todos estamos capacitados para hacerlo. Tengamos más o menos presupuesto, seamos más o menos imaginativos, podemos lograr un resultado muy satisfactorio sobre todo si se adapta a nuestros gustos y necesidades. Toma nota de los siguientes trucos y aprender a ser tu propio decorador.

Belleza y funcionalidad: Es importantísimo saber combinar estos dos aspectos tan diferenciados. La decoración puede ser muy bella, pero a veces va acompañada de muchas deficiencias que saltan a la vista. No olvides que los espacios para el almacenaje son sagrados, mantenerlo todo en orden es muy importante. Además, como normalmente los metros cuadrados escasean, conviene adquirir productos que sean multifuncionales y fácilmente plegables. Cada día existen más propuestas de este tipo en el mercado.


Elección de los colores: Tienes que decidir los colores que van a predominar en tu hogar. El blanco es el que más sensación de tranquilidad te puede aportar. Además, combinado con un suelo de madera tipo parqué puede hacer que tu casa esté ambientada al más puro estilo sueco. Otra opción es combinar el blanco con el negro, aunque puede que al final te canses. Añadir un toque de rojo en algunos complementos puede ser la solución. Por último, te recomiendo que no te decantes por un solo color para cada habitación, pues lo mejor es combinar varias paredes de dos colores, pudiendo pintar tres de un color y la cuarta de otro.

Inspiración y reciclaje: No hace falta gastarse mucho dinero para decorar una casa. Puedes utilizar muebles y productos antiguos para darle un aspecto renovado. Recuerda que lo retro y lo vintaje se lleva mucho, así que puedes decantarte por esa opción si te sientes cómodo. Apuesta por telas étnicas, estampados animales y productos exóticos. Eso sí, siempre sintéticos, nada de utilizar pieles animales para alfombras y otros complementos.


Renovación constante: Tienes que estar preparado para cambios constantes. No es bueno que tu casa siempre se vea igual. Por ello, te recomiendo que puedas dotar de flexibilidad a tu casa. Es especialmente importante en estancias de la casa como el salón, el comedor o los dormitorios. El baño y la cocina son los que más suelen resistir a los cambios.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *