Ventajas e inconvenientes de los radiadores de aceite


Llega el frío y hay que comenzar a utilizar aparatos que nos den un poquito de calor para poder estar totalmente a gusto en casa. Los radiadores son uno de los aparatos más utilizados, ya sean eléctricos o de aceite. Hoy me gustaría escribir sobre los radiadores de aceite, los cuales funcionan conectados a la red eléctrica pero que lo que emite calor es el aceite que está en la resistencia que se calienta con la electricidad.

La gran diferencia de este tipo de radiadores con los eléctricos es que mantienen la temperatura alta durante más tiempo haciendo un gasto similar de energía, sin duda una gran ventaja. En realidad, parece que el de aceite consume menos ya que con la misma energía conserva el calor durante más tiempo, haciendo que no sea necesario encenderlo durante mucho tiempo para pode tener la estancia caliente varias horas.

Sus ventajas

Entre sus principales ventajas están que son más baratos que otros sistemas de calefacción, siendo además mucho más cómodos al ser portátiles, lo que permite disfrutar del calor en cualquier estancia en la que haya un enchufe. No generan ningún tipo de residuos y el único mantenimiento que requiere es que lo limpies de forma frecuente. Por último, una vez que lo apagas conservan el calor durante un tiempo.

Sus inconvenientes

Como todo en esta vida, no son perfectos, así que hay unos cuantos inconvenientes que merece la pena repasar. El primero de ellos es que tarda un poco en calentarse, con lo que si buscas calor al instante es mejor optar por otro sistema de calefacción. A pesar de consumir igual que los eléctricos, si lo tienes muchas horas encendidas será mucho consumo y la factura eléctrica subirá, aunque puedes conseguirlos de diferentes potencias para controlar un poco más el consumo.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *