Reparar grietas en las paredes paso a paso


Es posible que aparezcan grietas en las paredes de nuestro hogar. Esto suele suceder cuando hay humedad o una mala conservación del material empleado para la construcción. Si las grietas suelen aparecer con demasiada frecuencia y casi siempre se sitúan en la misma zona, lo mejor que podemos hacer es llamar a un profesional para que nos solucione el problema descubriendo su raíz.

Aplicar un tapagrietas es lo ideal para reparar grietas. Hoy en día existen muchos productos específicos que cumplen con esa función, aunque podemos ser nosotros mismos quienes fabriquemos el nuestro.
SEGUIR LEYENDO “Reparar grietas en las paredes paso a paso”

Alisar paredes


Para que una pared quede completamente lisa y conseguir un acabado regular es necesario realizar un revoco. El tratamiento también supone el enlucido de los tabiques, de forma que queden preparados para encontrarse en el exterior, protegerlos frente a condiciones adversas como lluvia, nieve o viento. Después de revocar la superficie, podemos pintarla, empapelarla, decorarla con gotelé o alicatarla.

Mientras que en paredes de exterior, se recurre recurrir al mortero, que se emplea sobre hormigón o ladrillo. Un truco para evitar que el tabique absorba el agua del mortero es humedecerlo previamente. Recuerda que antes de aplicar el mortero en exterior hay que eliminar irregularidades y alisar juntas con el fin de evitar la aparición de grietas futuras en la pared.

Por lo general, el revoco de yeso es una técnica que se emplea en paredes de interior y que requiere trabajar con mayor rapidez puesto que el tiempo de fraguado es menor.

Reparar grietas


La fachada es lo que cubre nuestra casa y el principal elemento de protección de un edificio o vivienda, por eso debe estar en buenas condiciones para garantizar la seguridad de los inquilinos. En general, para no tener problemas en el interior de la casa, debemos de cuidar el exterior.

Las fisuras y grietas suelen ser los problemas más habituales que hay que solucionar lo antes posible, un buen mantenimiento de la fachada es fundamental. Los movimientos, cambios de temperaturas y condiciones medioambientales desfavorables facilitan la aparición de estas hendiduras. La solución es tan simple con aplicar un revestimiento antigrietas que se encargan de subsanarlo y evitar que ocurra de nuevo en el futuro. Algunos permiten cubrir las grietas y alisar la fachada para dar un mejor acabado sin imperfecciones. Suelen ser revestimientos que se pueden adquirir en diferentes colores y aplicar sobre cualquier material, ya sea hormigón, ladrillo, cemento, yeso, etc.

El revestimiento actúa como una capa protectora.

Recuerda que antes de aplicar el producto debes limpiar la fachada y asegurarte que la superficie está completamente seca.