Los beneficios de tener un jacuzzi en casa

jacuzzi-restilo-clasico
Suena bien eso de tener un jacuzzi en casa, ¿verdad? Es tentador darse un baño relajante de agua caliente, algo que por desgracia no podemos permitirnos todos los días por culpa del poco tiempo del que solemos disponer entre semana.

Los beneficios del jacuzzi están más que probados. De hecho, la Universidad de Loughborough llegó a demostrar que sus efectos son mejores de lo que creemos para la salud.

Un estudio que habla bien del jacuzzi

El estudio que llevaron a cabo implicó la participación de 14 hombres. La mitad se dio un baño diario de agua caliente de una hora durante un año, mientras que la otra mitad se ejercitó con la bici durante una hora diaria. Lo que hicieron fue medir los niveles de azúcar y la cantidad de calorías quemadas durante esos 60 minutos. Los resultados fueron sorprendentes.

Aunque irse con la bici permitía quemar más calorías, darse un baño quemaba tantas calorías como irse a caminar durante media hora (140 calorías). Por otra parte, quienes se dieron un baño experimentaron picos de azúcar un 10% menores que quienes no se lo dieron tras las comidas.

jacuzzi

Se inventó a mediados del siglo pasado

Lo de tumbarse a disfrutar de un jacuzzi viene de lejos. Candido Jacuzzi, un italiano que emigró a Estados Unidos junto a sus hermanos en busca de una oportunidad, fue quien inventó el jacuzzi en 1949 con el objetivo de solucionar los problemas de artritis reumatoide que padecía su hijo de 15 meses. Eso le ayudó a aliviar el dolor y a destensar sus articulaciones.

Beneficios del jacuzzi

El calor y el movimiento del agua reducen la tensión muscular, lo cual es muy beneficioso para luchar contra el estrés. Además, el jacuzzi también previene los dolores de cabeza y mejora la circulación sanguínea. Esto es así porque las venas se dilatan y se reduce la presión arterial, puesto que la sangre puede fluir sin problemas.

También está muy extendida la creencia de que el jacuzzi sirve para adelgazar. Es verdad que no hace milagros y que debemos seguir un estilo de vida saludable par adelgazar, pero no menos cierto es que nos ayuda con la celulitis y con la retención de líquidos.

relajada-en-el-jacuzzi
Otro de los beneficios del jacuzzi tiene que ver con el hecho de que nos ayuda a conciliar el sueño. Y no solo eso, sino que la temperatura y la presión del agua también nos permiten lucir un rostro más cuidado. Se abren los poros, eliminamos las toxinas y se limpia la piel.

Precauciones

Algunos expertos recomiendan no bañarse en un jacuzzi más de dos o tres veces por semana. El baño debe ser de entre 15 y 20 minutos de duración y la temperatura debería rondar los 35ºC. Si la temperatura es más elevada hay que reducir el tiempo.

Las personas con hipertensión, problemas cardíacos o embarazadas tienen prohibida su utilización. De hecho, si estamos cansados o bajo los efectos de un medicamento tampoco deberíamos bañarnos en un jacuzzi. ¿Por qué? Porque provoca una bajada de tensión y corremos el riesgo de desmayarnos.

Artículo recomendado: Colores para decorar una casa feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *