Cómo aplicar la regla del 80-20 en la decoración del hogar

sofa-verde
Cuando te encuentras en el proceso de decorar tu hogar puedes recibir estímulos ilimitados de ideas y tendencias que te llevan a soñar con la casa de tus sueños. Sin embargo, es fundamental acotar esa información en la realidad misma. Algunas personas son resolutivas y tardan poco tiempo en decidir estas cuestiones. Sin embargo, otras tienen dificultades para establecer una lista de prioridades en un escenario tan creativo como el hogar.

Existe un principio que puede ayudarte a focalizar tu atención con un criterio práctico. La regla del 80/20 que es muy útil en decoración está inspirada en el Principio de Pareto. Desde este punto de vista, el 80% del gasto invertido debe estar centrado en cuestiones perdurables puesto que esta es la mejor manera de rentabilizar la inversión hecha en relación con el largo plazo. Por el contrario, puedes reservar el 20% restante a la realización de pequeños caprichos y cuestiones de decoración que pueden estar más condicionadas por la estacionalidad. ¿Cómo aplicar este criterio a la decoración del hogar?

Prioriza la calidad en la cocina y el baño

cocina-blanca-y-azul
Las propias condiciones de humedad en el baño hacen que ante la elección de materiales de baja calidad pronto se deterioren por esta cuestión. La cocina y el baño son dos de las estancias más importantes de tu casa. De hecho, su renovación supone también una revalorización de la vivienda.

Estas estancias han evolucionado a lo largo del tiempo. Actualmente, las cocinas roban protagonismo al salón como zona de reunión familiar y encuentro. Del mismo modo, el baño se ha convertido en un espacio de relajación y bienestar.

Mobiliario atemporal

cocina-y-ventanas
También puedes aplicar el criterio de la búsqueda de la permanencia al material seleccionado para decorar las distintas estancias de la casa. Selecciona muebles que te acompañen durante un largo periodo de tiempo, especialmente, si se trata de tu vivienda habitual. De este modo, la calidad imprime un extra de resistencia a los productos seleccionados que también sufren la huella del paso de los años.

Ventanas y puertas

Su importancia va más allá de la estética, también suman protección y aislamiento a la vivienda. Por ello, estos elementos pueden incluirse en las prioridades propias que forman parte del grupo del 80% del Principio de Pareto que guía esta norma de decoración práctica y sencilla.

Productos textiles y elementos de iluminación

textiles
Por el contrario, existen otros elementos que son aquellos que te permiten transformar la estética del hogar a través de la simplicidad de su renovación. Por ejemplo, la ropa de cama, las cortinas y los cojines. Elementos que además se actualizan gracias a las propuestas de decoración de cada temporada y que pueden estar más condicionados por la estacionalidad del aquí y el ahora propio del lenguaje del interiorismo.

También puedes integrar en este grupo la compra de pequeños artículos decorativos con los que darte un capricho a ti mismo. Los productos de iluminación que además de crear ambientación en la casa también suman estética a la vivienda pueden agruparse en este grupo de la regla del 80-20 del Principio de Pareto.

Cada proyecto de decoración es único por las características diferenciales del espacio y las necesidades de cada familia. Por ello, como protagonista de esta reforma de tu hogar reflexiona a partir de este criterio de diferenciación cuáles son tus objetivos de inversión prioritaria y cuáles son aquellos elementos que ocupan un rol más secundario. ¿Cuál es tu presupuesto aproximado de inversión decorativa? Con tu mente puesta en ese factor económico aplica este esquema del Principio de Pareto para determinar qué es esencial en este proyecto y qué es aquello que es más relativo por su dimensión temporal.

Artículo recomendado: 7 normas de decoración que puedes romper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *