Decorar los platos para niños


En muchas ocasiones hemos hablado de la decoración infantil, y es que en el hogar no solo hay que tener en cuenta lo que más nos gusta a los mayores sino que los peques también tienen que tener las cosas a su gusto y personalidad, especialmente las que más van a utilizar ellos. Además de poner mucho esmero en la decoración de la habitación de tu peque, también es muy importante que decores otros elementos que suelan utilizar, especialmente si no les gusta mucho usarlos ya que así les cogerán más cariño.

Siempre se ha dicho que hay niños que son muy “pesados” a la hora de comer ya que no les gusta casi nada, son muy lentos o simplemente no quieren comer por cualquier otro motivo. Es por eso que actualmente hay un montón de vajillas, cuberterías o cristalerías diseñadas especialmente para los más pequeños, con sus dibujos favoritos o con formas originales para que la hora de la comida o cena les resulte más divertida.

Una gran idea que puedes poner en práctica es la de decorar los platos que vayan a utilizar los niños, así les encantará utilizarlos y querrán comérselo todo para poder ver el dibujo que hay en el fondo. Sin duda se trata de una opción mucho más original que la de comprar alguno que ya tenga un diseño ya que así podrás personalizarlo con su dibujo favorito, con su nombre o con algo que les guste mucho, siendo así ellos los que decidan qué diseño tiene su plato.

Pintar un plato para niños

Es tan sencillo como pintar el fondo del plato con el diseño que haya elegido el peque, y hacerlo es muy muy facilito. En primer lugar, no es nada peligroso ya que no resultará tóxico. Tendrás que utilizar un plato de porcelana que sea de buena calidad y resistente al horno ya que tendrá que pasar por allí en algún momento del diseño. Haz primero el dibujo en un folio para poder calcular el espacio y luego reproducirlo de forma exacta.

Es importante que elijas un rotulador permanente que tenga una fórmula no tóxica y totalmente segura ya que en el plato se pondrá la comida que el niño se llevará a la boca. Los rotuladores que más se utilizan para esto son los Sharpie, que además los hay en varios colores. Si al dibujar tienes que borrar, podrás hacerlo pasando un algodón con alcohol, lo único que hará que se vaya la tinta.

Cuando hayas terminado el dibujo, deja que se seque durante hora y media y después mete el plato en el horno a 350º durante media hora (el horno debe estar ya caliente al meter el plato). Cuando haya pasado ese tiempo, deja que los platos se enfríen totalmente y después lávalos como lavas cualquier otro.

Decoración,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *