El agua en la decoración


El agua se puede incorporar a la decoración de muchas formas. Se trata de un elemento muy versátil que puede aportar tranquilidad en todos los sentidos. A nosotros se nos han ocurrido 5 formas de utilizarla, aunque podéis comentar alguna más que no hayamos citado:

En exteriores: Podemos colocarla en un jardín, en una terraza o en una piscina, siempre cerca del frontal de casa. Una fuente de agua exterior puede ser especialmente útil en lugares donde hay mucho tránsito. Por la noche se puede iluminar con colores.

En el hall: Podemos añadir una fuente de agua en la entrada, sin duda servirá para que puedas recibir a tus invitados como se merecen. Si es con paredes que simulan las piedras de un río será una elección muy acertada. Podrás encontrar fuentes pequeñas en tiendas de decoración especializadas.


Acuarios: No nos referimos a los pequeños acuarios en los que sólo hay un par de peces, nos referimos a los grandes acuarios que pueden quedar perfectamente incrustados en el comedor o en el salón. Tanto la instalación como el mantenimiento se pueden dejar en manos de especialistas.

Fuentes de escritorio: Estamos hablando de pequeñas fuentes de agua que podemos colocar en un escritorio. Todo ello para aliviar el estrés mientras se está trabajando o descansando. Además, sirven para crear un ambiente ecológico.

Función terapéutica: El agua, ya sea en el exterior o en el interior, puede tener una función terapéurica, además de ser una vía para el entretenimiento de los más pequeños de la casa. Un especialista en esculturas de agua puede hacer que los colores y la textura se fundan obteniendo un resultado inmejorable, todo para dar más buena imagen y sentirse mejor.

Decoración,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *