10 pasos a seguir para restaurar un mueble antiguo

mueble-de-madera-restaurado
¿Tienes algún mueble antiguo en casa y no quieres desprenderte de él? ¡Haces bien! Siempre se les puede dar una segunda vida, sobre todo gracias a las técnicas que existen para renovarlo. De algunas de ellas te hablaré a continuación, así que toma nota si quieres revivir esa pieza de mobiliario a la que tienes tanto cariño.

1- Límpialo bien

El siguiente paso es el de limpiarlo a conciencia. Para ello te puedes valer de un trapo humedecido con agua y un poco de jabón neutro. Frota con insistencia y utiliza un cepillo de cerdas duras para acabar con la suciedad más incrustada. De hecho, en ciertos casos no está de más utilizar disolvente. Deja que se seque por completo antes de pasar al siguiente paso.

2- Elimina el barniz y la pintura

Puede que para llevar a cabo esta tarea te vaya bien desmontarlo, aunque no es algo imprescindible. Lo que sí es importante es que empieces eliminando las capas de barniz o de pintura que pueda tener, para lo que tendrás que utilizar un decapante. Lo puedes aplicar con una brocha dibujando movimientos circulares. Ten en cuenta que normalmente actúa entre un cuarto de hora y dos horas después de aplicarlo, así que ten paciencia y espera antes de retirar los restos de decapante, barniz y pintura con la ayuda de una espátula.

restauracion-de-un-mueble

3- Acaba con la carcoma

Como bien sabes, la carcoma es un insecto que puede aparecer en los muebles, ya que se alimenta de la madera seca golpeándola con sus dientes, motivo por el cual a veces podemos llegar a tener la certeza de que se están dando un festín. Con un insecticida especial podrás acabar con el problema. Aplícalo utilizando una jeringuilla en todas las grietas y agujeros que veas. Debes saber que también hay insecticidas en aerosol que son incluso más cómodos, aunque menos precisos.

4- Repara las partes golpeadas

Con todas las superficies limpias y listas para trabajar, el siguiente paso no es otro que el de reparar todas aquellas zonas que presenten golpes. ¿Cómo? Poniendo un trapo mojado en agua o en leche caliente en las partes afectadas. Hay que ceñirlo bien y dejar que actúe durante unas horas. Funciona siempre y cuando hablemos de hendiduras pequeñas.

Si el mueble tiene agujeros o grietas, tendrás que rellenarlos con masilla o cera natural antes de lijar la superficie para que quede como nueva.

mueble-con-golpes

5- Revisa el estado de las puertas y los cajones

A un mueble antiguo le suelen salir muchos problemas. Uno de ellos puede tener que ver con las puertas y los cajones, que con el uso y el paso del tiempo se descuelgan. La solución muchas veces pasa por cambiar la bisagra, aunque en algunos casos se puede salvar la bisagra antigua pegándola con cola rápida. También es probable que tengas que reparar las guías de los cajones que se atascan, para lo que te vendrá muy bien aplicar jabón. Eso sí, en zonas como el baño o la cocina, donde suele haber humedad, se recomienda aplicar un lubricante a base de silicona.

6- Echa un vistazo a las cerraduras

Dependiendo del estado de las cerraduras y los herrajes, es probable que te vas obligado a sustituirlos. Primero intenta salvar los herrajes aplicando vinagre o Coca-Cola con un cepillo de cerdas suaves, mientras que a las cerraduras les puede venir bien un poco de aceite frotado con ese mismo cepillo.

cerradura-mueble

7- Barniza y encera

Debes saber que existen varios tipos de barniz: acrílicos, de poliuretano y nitrocelulósicos. El nivel de brillo determina si son mate, satinados o brillantes, así que elige bien en función de tus preferencias. Aplícalo y deja que se seque durante 24 horas. Después hay que lijarlo, retirar todo el polvo y pasar una nueva capa de barniz en el sentido de las vetas de la madera. Lo último es aplicar cera con algodón para que la madera se vea lo más natural posible.

8- Cambia la tapicería

Si estamos hablando de un mueble antiguo tapizado como puede ser una silla, es muy recomendable que cambies la tapicería dependiendo del estado en el que se encuentre. Puedes crearla tú mismo basándote en el tamaño de la original, que por cierto hay que retirarla con mucho cuidado. De hecho, es probable que puedas darle una segunda vida a esa tapicería original si la llevas a una tintorería para que la dejen como nueva.

cambiando-la-tapiceria-de-una-silla

9- Piensa en la opción de teñirlo

Si quieres teñir el mueble a restaurar, te recomiendo que utilices un tinte al agua, lo que implica mezclar el tinte con agua al 50% y remover bien. Se aplica con una brocha grande y suave que no suelte pelo en el sentido de las vetas de la madera. Después hay que pasar un paño de algodón seco para que evitar una saturación de color. Es por este motivo que la brocha solo debe pasarse una vez por la misma zona.

Deja que se seque durante un mínimo de dos días completos y lija la superficie con lana de acero de grano medio en el sentido de las vetas. Por último, retira el polvo con una brocha.

Púlelo

Tu mueble estará restaurado cuando lo hayas pulido. Para ello hay que aplicar una segunda capa que puede ser de barniz o de tinte. El resultado final te convencerá, pero para que se mantenga con el paso de los años tendrás que encerar el mueble cada seis o doce meses.

Artículo recomendado: Dale un giro a tus muebles con el decoupage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *