Aislamiento acústico en casa


Después de un largo día de trabajo, llegas a casa con ganas de descansar, tomarte una ducha e intentar conciliar el sueño. Pero por desgracia, tus vecinos empiezan a dar golpes, ponen la música y se escuchan voces. Se escuchan sirenas por la calle, las paredes parecen de papel… Si te sienes identificado con la situación, te damos algunos consejos para saber cómo evitar vecinos ruidosos.

Antes de comenzar con los gastos para el aislamiento acústico, lo mejor es tratar de solucionar los problemas con los vecinos de forma civilizada. Si no hacen caso de nuestras peticiones, podemos recurrir al administrador de la finca o directamente llamar a la policía si los decibelios de sonido superan el límite permitido.

Si no hay más remedio y queremos vivir tranquilos, tendremos que invertir dinero en la acustización del hogar. Las posibilidades son muy diversas y todo depende de nuestro presupuesto o del problema concreto que tengamos.

Si el ruido molesto nos llega desde la calle, podemos usar aberturas de materiales que contribuyan con la aislación acústica, como el PVC. También podemos implementar un doble vidriado hermético (dos vidrios separados por una cámara de aire). Las cortinas gruesas o de telas dobles también sirven para reducir el ruido exterior.

Si los ruidos insoportables provienen del edificio, lo recomendable es instalar placas de yeso a modo de cielo raso o revestir con ellas las paredes. Otra opción es poner capas de vidrio que absorba las vibraciones, el caucho también es muy eficaz o corcho como aislante acústico natural.

Trucos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *