Cómo organizar la despensa


Está claro que la decoración es muy importante para poder sentirnos a gusto en nuestro hogar, pero la limpieza y la organización también son factores determinantes para que todo esté en perfectas condiciones. De nada vale tener una decoración espectacular si tenemos las cosas mal organizadas o sucias, así que hay que saber conjugar los 3 conceptos para lograr un hogar equilibrado y perfecto.

Una parte muy importante de nuestro hogar es la cocina, y ahí es donde encontramos la despensa, un armario que servirá para guardar toda nuestra comida y productos varios y que es vital que esté bien organizado. Con una buena organización de la despensa no solo estará más bonita sino que su uso será más cómodo, así que toma nota de estos consejos para organizarla y que pueda estar siempre bien:

Limpieza: Es lo más importante. Analiza todo lo que tienes en la despensa para deshacerte de lo que no necesitas, revisando todas las fechas de caducidad y tirando lo que esté malo. Los productos de limpieza no pueden estar en el mismo armario que la comida, al igual que utensilios como ollas, sartenes, etc.

Organización: Cuando lo tengas todo limpio, organiza los productos por categorías para que su acceso sea más sencillo. Agrupa, por ejemplo, los productos enlatados, la bollería, las pastas, las galletas, las salsas… Así tendrás más fácil el acceso cuando necesites algo. Utiliza recipientes transparentes para galletas y similares cuando ya hayas abierto el paquete para que se conserven mejor.

Espacio: Si después de organizarlo todo te queda poco espacio y necesitas más, una buena idea es poner un colgador en la parte interior de la puerta y poner ahí un estante pequeño o una rejilla para cosas que utilices muy a menudo.

Envases: Los alimentos perecederos, una vez abiertos, mételos en envases plásticos que puedas ir apilando uno sobre otro para que tanto su almacenaje como su uso sea más cómodo. Los envases más grandes ponlos siempre en la parte baja para que no se te caigan cuando los vayas a coger, lo que conlleva el riesgo de que se abran y se caiga todo lo que hay dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *