Consejos sobre el aislamiento de fachadas

fachada-de-edificio
La fachada representa una de las partes más importantes de un edificio: es la estructura visible que se percibe desde la calle. Un proceso de reforma puede poner el acento en la estética, pero también en el aislamiento. En consecuencia, es una inversión que incrementa de forma objetiva el valor que posee el inmueble en el mercado. Además, las mejoras llevadas a cabo incrementan el ahorro a largo plazo porque reducen el gasto en calefacción durante el invierno. Es importante analizar las características del edificio para elegir una solución que se adapte a sus necesidades.

Aislamiento por el exterior

fachada-de-edificio-con-varios-pisos
Actualmente, esta es una de las fórmulas más utilizadas para el aislamiento de fachadas. Como indica el propio nombre, incide de forma positiva en el exterior del inmueble. El proceso de reforma añade nuevas capas a un edificio que queda más protegido frente a los factores externos. Es una medida que ofrece una importante ventaja: permite optimizar los metros cuadrados disponibles en el interior de la vivienda.

Ten en cuenta que la superficie interna no queda alterada o modificada al final del proceso. Por el contrario, la estética de la fachada sí luce una nueva imagen. Este proceso recibe el nombre de sistema SATE: influye de forma positiva en la eficiencia energética de un inmueble. Es un sistema que puede llevarse a cabo en procesos de rehabilitación de edificios que rejuvenecen gracias a la protección de las paredes.

Es un proceso que también pone el acento en el cuidado de la estética, gracias al uso de revestimientos que tienen un excelente acabado. Existe otra alternativa que se centra en la parte exterior del edificio: la fachada ventilada. Es un sistema que mejora de forma notable el nivel de aislamiento térmico y acústico. La estructura está realizada en un acabado fuerte y duradero que es resistente ante los efectos derivados del paso del tiempo. Genera un impacto directo en el inmueble que incrementa su calidez durante el invierno y mantiene una temperatura agradable durante el verano. La fachada ventilada también pone el acento en la estética exterior del edificio porque existe una amplia selección de propuestas que unifican la eficiencia energética y la imagen.

El aislamiento exterior aporta muchas ventajas, sin embargo, no es viable en todos los casos. Ten en cuenta que existen fachadas protegidas que requieren de un tratamiento especial por su valor o por la ubicación del entorno en el que se encuentran. Por otra parte, cuando un piso forma parte de un bloque de viviendas, existen decisiones que deben coordinarse con la comunidad de vecinos.

Te animamos a ver ejemplos como las fachadas de Termopiedra, que son expertos en revestimiento de fachadas exteriores.

Aislamientos de fachadas desde el interior

decoracion-de-salon-y-cocina

¿Qué hacer en aquellos casos en los que el aislamiento no puede llevarse a cabo en el exterior? La reforma también puede poner el acento en el interior de un inmueble. En este caso, es esencial seleccionar un buen aislante para proteger la estructura desde dentro. Antes de iniciar el plan de acción, es preciso que un experto realice un diagnóstico del estado actual del edificio. De este modo, es posible conocer qué áreas de mejora presenta el aislamiento de la fachada y qué cambios van a llevarse a cabo. El aislamiento con cámara de aire aporta protección y abrigo en el inmueble. Además, añade otra ventaja muy importante: no reduce el espacio disponible en la superficie interior de la vivienda.

Por tanto, aislar la fachada de un edificio es una inversión que mejora la calidad de vida. Los cambios realizados en el hogar inciden positivamente en el bienestar personal. El proceso de aislamiento también puede llevarse a cabo con planchas de poliuretano. En este caso, la reforma pone el acento en el interior del edificio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.