Cuatro ventajas de las cocinas de color blanco

cocina-con-isla
El color blanco es uno de los más elegidos en la decoración del hogar. Este color también tiene espacio en las cocinas. ¿Cuáles son las fortalezas estéticas de las cocinas con este matiz cromático?

1. Un color apto para cocinas grandes y pequeñas

cocina-grande
El color blanco produce un efecto de amplitud visual en los espacios. Por ello, es una respuesta decorativa en cocinas pequeñas, pero también es igual de elegante en una más grande. La luminosidad es una cualidad deseable en esta zona en el que la trabajo del cocinado requiere de unas óptimas condiciones visuales. Más allá de la evolución constante en las tendencias de decoración, la esencia de la tradición sigue muy viva. Y el blanco es un ejemplo de color presente en espacios que siguen la estética tradicional.

También es una elección perfecta tanto para aquellas cocinas que tienen grandes ventanales con vistas al exterior como para aquellas estancias más oscuras que no reciben una buena fuente de luz natural. El espacio de la casa medido en metros cuadrados es siempre el mismo de manera objetiva. Sin embargo, desde el punto de vista subjetivo, la sensación de amplitud es mayor por medio de la información recibida en el lenguaje visual.

Dada la influencia que existe entre la decoración exterior y el estado de ánimo interno, el color blanco transmite calma, armonía y serenidad. Por tanto, nutre el bienestar interno. Esto es importante puesto que las cocinas son cada vez más protagonistas en la convivencia en el hogar como lugar de encuentro en torno a la mesa.

2. Creación de atractivos binomios de color

cocina-blanco-y-negro
La madera es otro de los materiales que aportan un toque acogedor a la casa en todas las estancias. La innovación en el desarrollo de nuevos materiales que siguen la línea de la madera ofrece nuevas posibilidades para la cocina, un lugar con unas condiciones de humedad específicas. La madera completa el color blanco.

Además de este binomio también puedes crear otras combinaciones atractivas como el gris y el blanco. Así como también el blanco y negro. A partir de la base de un binomio cromático puedes crear de principio a fin la cocina de tus sueños.

3. Estilos de decoración

cocina-y-sillas
El color blanco también conecta con la estética de cocinas de distintos estilos decorativos. Una cocina nórdica, minimalista o rústica. ¿Cuál es tu opción preferida? Concreta cuál es la estética que más se ajusta a tu casa. Tanto si te gusta la idea de definir la elegancia de este espacio desde el esquema del total white o prefieres añadir notas de color por medio de complementos, el blanco es un indispensable para lograr este objetivo.

Este estilo de decoración puede estar alineado con la esencia general de la imagen de tu casa. Este es un color que rinde elogio a la sencillez. Gracias a esta versatilidad te resultará más sencillo elegir todos los detalles decorativos de la cocina partiendo de la referencia cualitativa de una zona en la que el blanco es el tono protagonista.

4. Creatividad

cocinas-de-madera
Gracias a la amplia variedad de colores puedes incrementar la creatividad en las cocinas de color blanco porque esta es una elección que combina de manera general con los demás tonos. Una cocina de color blanco es práctica y funcional porque este color no está predeterminado por el efecto de las modas puntuales del momento. Sobrevive con elegancia a las tendencias de cada periodo.

Pero, además, más allá de la estética atemporal que tiene este color por sí mismo, también es tendencia decorativa gracias a las propuestas de mobiliario de diferentes marcas. Por tanto, las cocinas de color blanco ofrecen más ventajas que inconvenientes.

Artículo recomendado: Los mejores colores para decorar la cocina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *