Decoración de estilo rococó


Uno de los muchos estilos que se pueden utilizar en la decoración es el estilo rococó, que nació en Francia allá por el año 1730 y que fue evolucionando hasta conseguir convertirse en uno de los más utilizados. Con la aplicación de este estilo se buscaba la comodidad, el lujo, el refinamiento y la fiesta, especialmente en las estancias de los miembros más nobles de aquella época.

No es un estilo que suela gustarle a mucha gente y está un poco olvidado, pero lo cierto es que queda muy bien si lo sabes aplicar correctamente. Toma nota de estos consejos para decorar con estilo rococó:

Materiales: se utilizan siempre los que son de muy buena calidad y que proporcionen calidez y ergonomía. Los más utilizados son la madera, el mármol o los cristales de bohemia (especialmente en lámparas y jarrones).

Elementos decorativos: lo que más se puede ver son jarrones de porcelana con motivos chinos. Grandes lámparas, candelabros, enormes espejos… cualquier elemento que recuerde a un palacio majestuoso tendrá éxito.

Diseños: además de los motivos chinos, también destacan los tapizados de flores, muy de moda también en la época en la que nació este estilo. Las cornisas de escayola son imprescindibles, especialmente si aplicas este estilo en el salón o en el dormitorio.

Cortinas: son muy importantes en cualquier ambiente rococó y pueden ser de terciopelo, adamascadas, de hilos caros y, sobre todo, tienen que ser de muy buena calidad. Los diseños mejor que sean con estampado floral que destaque.

Muebles: solamente podrás utilizar muebles antiguos que tengan un gran valor ya que así el ambiente se verá mucho más auténtico. Estos muebles suelen ser muy caros y los puedes encontrar únicamente en casas de subastas, pero en alguna tienda de antigüedades seguro que encuentras muchos que te pueden valer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *