Fluorescentes para tu hogar


Son muchos los tipos de iluminación que puedes poner en tu hogar, aunque si hay una opción que es la más utilizada y, sobre todo, la más adecuada, esa es sin duda poner tubos fluorescentes. Con ellos ganas en calidad y en cantidad de luz ya que tienen un bajo consumo eléctrico y el gasto se amortiza rápidamente. Lo mismo para el cuarto de baño. Toma nota de las características de los fluorescentes y sus grandes ventajas en tu hogar:

– Puedes colocarlos tanto en el techo como en la zona en donde más vayas a trabajar, aunque también puedes combinar y ponerlos en ambos lugares.

– Las bombillas halógenas de los fluorescentes tienen una luz blanca y brillante, ideal para las zonas del baño y la cocina ya que ahí realizas tareas que requieren mucha luz.

– Los fluorescentes suelen durar entre 2.000 y 4.000 horas encendidos, lo que vendría a ser dejarlos siempre funcionando durante 5 meses. Así pues, pueden durarte varios años.

– Si lo vas a poner en el baño, decirte que no es muy recomendable que lo hagas encima de un espejo ya que se crearían varias sombras que pueden cambiar el reflejo, lo que no te pasa si lo pones a los lados del mismo.

– En cuanto al dormitorio, se recomienda que no sea la luz principal ya que sería demasiado brillante, lo mejor es que la pongas en puntos de iluminación auxiliares, como pueden ser lámparas pequeñas que tienes en la mesilla de noche o en algún aplique junto al cabecero de la cama. Protégelo con una pantalla para que no deslumbre mucho.

– Por último, en el salón también puedes ponerlos aunque ahí se recomienda que el punto central sea una lámpara de salón para poder “vestirlo” correctamente y que vaya a juego con la decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *