La silla Wassily


¿Habías visto antes la silla Wassily? ¿Sí, verdad? Es un diseño muy de oficina o de sala de espera. Sus líneas son muy modernas y parece que la acaban de inventar en un estudio de diseño, pero no, te sorprenderás al saber que su origen se remonta a 1925. Como te puedes imaginar, un diseño que perdura tantos años es porque es muy especial, y la silla Wassily es uno de los diseños más vendidos de todos los tiempos. Esta fue la primera silla creada con tubo de acero y su creador, Marcel Breuer, estudiante de la escuela Bauhaus, utilizó nada más y nada menos que ¡el tubo de una bicicleta! El prototipo salió bien y nacía una de la mejores sillas de la historia. El nombre se lo puso Breuer en honor a su amigo Kandinsky.

Las líneas de la silla, rectas, son lineas muy ligeras construidas con acero cromado en acabado brillante y el cuerpo de la silla, en forma de “V” con respaldo para los brazos, está hecho de piel. Los colores originales son el negro y el marrón, pero actualmente también se comercializa en otros colores como rojo, beige o azul. Hoy día tiene la exclusividad de venta la marca Knoll (www.knoll.com), aunque seguramente podrás encontrarla en tiendas de segunda mano o en Ebay. Lo malo de tener una pieza de diseño tan especial es su precio, cuesta unos 2.000 dólares, que no es mucho teniendo en cuenta que es una pieza con numerosos premios como el del Museo de Arte Moderno o el reconocimiento de “obra de arte” en 1982. Además, esta silla cuenta con un certificado de “diseño sostenible” por utilizar productos que no dañan el medio ambiente. ¿Qué son 2.000 euros si te puedes reclinar en una silla con tanta historia que además es muy cómoda?


Puedes acompañar tu fabulosa silla Wassily con una mesa Laccio y completar el conjunto. Esta mesa, diseñada también por Marcel Breuer, es la compañía perfecta para la silla, ya que utiliza los mismos tubos de acero cromado y unas tablas cuadradas en diferentes colores, acordes con la silla. La mesa es más económica, entre 500 y 700 dólares dependiendo del tamaño, y al igual que la silla, viene con un certificado de autenticidad: el logo de Knoll Studio y la firma de Marcel Breuer está estampada en la base de la mesa. Sorprende a tus amigos y crea un pequeño rincón de diseño Bauhaus en casa.

Decoración, Muebles,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Hola,

    El articulo es muy interesante.

    Tengo dos sillas Wassily, con el cuero en mal estado pero pintan que son muy antiguas. Como detecto si son originales?
    gracias,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *