Techos tensados de PVC


Puede suceder que el techo de nuestra casa esté tan deteriorado que pequeñas reparaciones no sean suficientes. Para renovar su aspecto sin iniciar grandes reformas, los techos tensados son una alternativa muy recomendable. Se trata de láminas flexibles de policloruro de vinilo (PVC) que se encuentran en distintos colores y acabados, como mate, satinado o brillante.

La ventaja de este material es que es de larga duración, no inflamable y permite la instalación de lámparas o de cualquier otro elemento de iluminación colgante, entradas de aire acondicionado o detectores de incendios. Las placas se fabrican normalmente a medida, según la superficie sobre la que se vayan a colocar. Su instalación es muy sencilla, mediante un sistema de anclaje que tensa las láminas de PVC, por lo que no requiere muchas obras. El resultado final es menos convencional que la pintura o los falsos techos.

Además, en el supuesto caso de que se originen fugas de agua provenientes de pisos superiores o de escapes del propio hogar, el techo tensado no se ve afectado porque es de naturaleza flexible, puede soportar grandes pesos si está bien tensado y es completamente impermeable. Como es una pieza desmontable, permite retirar el techo para limpiarlo más fácilmente. Pero su mantenimiento es escaso.

Materiales,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *