Decoración de estilo retro
El mejor estilo de decoración no tiene por qué ser el más vanguardista. A veces lo vintage y lo retro puede hacer que tu hogar destaque por encima de los demás con personalidad propia, aunque para ello debes estar convencido de que es la mejor opción. Las propuestas más modernas suelen ser más llevaderas, pero las que son retro no admiten término medio: o te gustan o no te gustan.

Para conseguir una decoración de estilo retro te recomiendo apoyar tu imaginación en cinco normas indispensables para darle una nueva vida a tu casa con aires de melancolía. ¡Toma nota!:

Las formas

En los años 60 y en los 70 los muebles no eran como los de ahora. Las formas redondeadas eran las que más triunfaban y las curvas se llevaban todos los elogios. Si buscas algo retro 100%, debes asumirlo.

Los colores

Los tonos fuertes se llevan la palma. Combinaciones en naranja, variedades de amarillos y rojo te trasladarán a otra época. Debes apostar por ellos para pintar las paredes y a la hora de elegir muebles y accesorios.

Decoración de estilo retro

Los materiales

Los viejos muebles de cocina pintados y remozados te servirán para conseguir una decoración retro. La madera y el metal, los materiales más empleados antaño, recobran protagonismo.

Complementos vintage

Lo retro y lo vintage están muy unidos, así que tira de imaginación y búscate la vida para encontrar teléfonos de la época, vajillas de porcelana naïf, reproductores de vinilo, cuadros clásicos, viejos gramófonos o tocadiscos… Darte una vuelta por un mercado de antigüedades te vendrá muy bien.

Eso sí, también hay que decir que hay quienes prefieren no comprar demasiadas cosas y optar por un estilo retro minimalista, como por ejemplo en la primera fotografía de este artículo.

Diseños

Los diseños geométricos y los estampados son los grandes protagonistas. No tengas miedo y arriesga tanto con las paredes como con los textiles. Cuanto más arriesgues mejor, aunque no olvides el espacio que merecen las flores.