Cómo crear contrastes de color en decoración

contraste-decorativo
El color es uno de los elementos definitivos del ámbito de la decoración. Al igual que ocurre en la moda, la estética de una propuesta puede cambiar por completo a través de este matiz. Los contrastes incrementan el nivel de creatividad en la casa, sin embargo, su atractivo resultado depende más de la planificación que de la improvisación. Al aplicar esta perspectiva, no es suficiente con observar la proyección de cada tonalidad en su punto de vista individual, sino que es indispensable vincular cada elemento dentro del todo. ¿Cuál es el resultado final? Lo ideal es que el fruto de esta integración cromática sea el equilibrio, la proporción y la armonía. Sin embargo, si deseas crear un espacio muy vivo también puedes aplicar el esquema cuantitativo de «más es más».

Blanco y negro, el eterno contraste

dormitorio-en-blanco-y-negro
Esta es una de las combinaciones por excelencia que representa desde la sencillez la raíz la realidad misma de esta propuesta decorativa en la que cada tono adquiere su máxima expresión de belleza por medio del diálogo con el contrario. Mientras que existen otras combinaciones que son más llamativas, esta fusión de blanco y negro es una apuesta definitiva para quienes buscan las tendencias clásicas como corriente que sobrevive con elegancia a la inercia del paso del tiempo.

Blanco y gris

blanco-y-gris
Algunas personas también prefieren buscar una alternativa al contraste descrito en el punto anterior, sustituyendo el negro por un tono con más luz e igualmente elegante: el gris. En este caso, también es posible ampliar la paleta de colores añadiendo otras sugerencias. Por ejemplo, blanco, gris y rosa.

Colores de la naturaleza

decoracion-azul

El lenguaje del color está presente más allá del interiorismo a través de la realidad trascendente de un paisaje natural. Un lienzo perfecto que puede inspirarte con un catálogo inagotable de propuestas que puedes trasladar hasta el interior de tu vivienda a través del efecto nutritivo de esos colores naturales que producen un efecto relajante.

Los matices de los espacios abiertos también están en una continua evolución temporal, por ello, puedes obtener inspiración a partir de la retroalmentación de cada estación del año y su reflejo en el entorno exterior. Por ejemplo, crea contrastes de decoración a través de colores típicos del otoño sobre una base de tonos tierra.

El contraste de color definitivo puede partir de la elección de la pintura para pintar las paredes de ese cuarto. En azul cielo, por ejemplo.

Contraste de cantidad

habitacion-para-ninos
Esta ley de la decoración no solo pone en valor las tonalidades elegidas para redefinir la belleza de un lugar, sino también las proporciones empleadas para lograr este fin. Por ejemplo, sobre la base de un color principal integras los matices en pequeñas dosis de un tono complementario que se sitúa en la base del elemento protagonista.

Por medio de la utilización de este recurso estético, el contraste adquiere una doble dimensión: a través de los colores empleados en la paleta de tonos principales y por medio de la integración de distintas proporciones. El segundo color actúa como complemento.

Por tanto, para concretar los contrastes de color empleados en la decoración del hogar es recomendable que estudies las proporciones del espacio a tratar fijándote, especialmente, en la iluminación y la dimensión del lugar. Puede ocurrir que te encante un contraste de color que has visto en una fotografía específica, sin embargo, el resultado no sea exactamente el mismo al llevarlo al interior de tu casa. Valora distintas posibilidades y selecciona aquellas propuestas que mejor se ajustan a tu hogar. La vida, en esencia, es puro contraste. Y esto también puede reflejarse en la decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *