Cómo decorar una pared blanca

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si tienes tu hogar con las paredes blancas y quieres darles algo de vida pero sin pintarlas totalmente, te daré unas cuantas ideas para que puedas decorarla y que no te resulte tan “aburrida” mirar esa pared. Muchas son las casas que a pesar de contar con una trabajada decoración siguen conservando las tradicionales paredes blancas, las cuales decoran únicamente con un par de cuadros. Ahora bien, con un poco de imaginación y la cantidad de posibilidades que ofrece una pared blanca, podrás cambiar radicalmente el aspecto de la estancia.

Dar personalidad a una pared blanca puede resultar muy sencillo y tienes muchas opciones para hacerlo, muchas de ellas muy originales, como decorarla con frases gracias a unos vinilos, a pintar de forma salteada o mediante una serie de cuadros que las completen. En cuanto a los vinilos decorativos, puedes encontrarlos en cualquier tienda dedicada a la decoración o en grandes superficies ya que es un elemento decorativo que se ha puesto muy de moda por su sencillez a la hora de colocarlo y por el agradable efecto que causa una vez colocado. Hay muchísimos modelos y puedes elegir desde flores a piedras pasando por símbolos tribales, letras, etc.

Otra idea interesante es la de darle unos toques de pintura en algunas zonas específicas. Puedes pintar los zócalos como continuación del dibujo con el que has decorado la pared, lo que le dará un toque divertido y original al conjunto. Además de contar con bonitas macetas llenas de plantas, puedes decidirte por poner tapices verticales de césped sobre la pared, todo ello aportará mucha calidez al ambiente y te ayudará a mantener el contacto con la naturaleza si estás lejos de ella.

Si quieres un ambiente desenfadado, juvenil y atrevido puedes pintar círculos de distintos colores con una brocha fina. Exprime tu lado más artístico y plasma tu obra en la pared para la posteridad. Si no queda como pensabas siempre puedes volver a pintarla de otro color. Esta opción es ideal para el cuarto de juegos o del ordenador o incluso para el salón si la decoración es también desenfadada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *