Cómo serrar la madera


Bastantes tareas de carpintería requieren serrar piezas de madera. A priori es una operación sencilla, pero que puede complicarse si no se aplican algunos consejos. Lo fundamental antes de empezar a serrar es adecuar la zona de trabajo para que sea estable. Si queremos serrar paneles de grandes dimensiones, deberemos extremar las precauciones para evitar accidentes no deseados.

La madera se puede serrar perfectamente con herramientas manuales o eléctricas. Si solemos tener pasión por la carpintería lo ideal es escoger las eléctricas para ahorrar tiempo y esfuerzo. En ese caso, las sierras de calar y la circular resultan indispensables. Mientras que si los trabajos con madera son puntuales, el serrucho de hender y el de punta de aguja nos serán de gran utilidad. El primero sirve para cortar piezas de madera y paneles. Para asegurar un buen acabado se recomienda que la sierra tenga los dientes de metal duro. Por otro lado, el serrucho de punta se emplea para realizar cortes en planos más delgados.

Será muy importante anclar bien la pieza a la mesa de trabajo, para ello se utiliza un sargento o varios, en función de las dimensiones de la madera. De ese modo, evitamos tener que sujetar la pieza con una mano mientras se sierra con la otra, siendo éste es uno de los errores más clásicos, que conlleva cortes mal efectuados y peligros para quien manipula el material.

Antes de iniciar la sierra, es necesario orientar correctamente la madera. La forma de orientar la madera varía en función de la herramienta que empelamos. Si lo hacemos con un serrucho manual, la cara visible de la pieza (paramento) debe estar en la parte superior, ya que la línea de serrado puede generar astillas. La orientación será la contraria si se corta la madera con una herramienta eléctrica, ya que tienen un sentido de corte inverso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *