Cómo taladrar madera


Casi todos los trabajos de carpintería requieren taladrar piezas de madera, una tarea que podemos realizar con un taladro eléctrico o con un berbiquí manual. El objetivo siempre es conseguir un orificio regular, para ello vamos a necesitar una broca apropiada para perforar madera y evitar que se formen astillas en la pieza.

A pesar del uso generalizado del taladro para perforar la madera, el berbiquí todavía se emplea con frecuencia por su manipulación manual más flexible. El berbiquí se debe emplear con una broca especial y se recomienda para maderas delgadas. Es imprescindible fijar la madera con ayuda de un sargento o un taco de madera “mártir” para evitar que las posibles astillas que se formen no dañen el material. En este caso manual, es aconsejable perforar en dos tiempos, es decir primero perforamos desde una cara de la madera y antes de atravesar la pieza, terminamos la perforación por el orificio de salida.

Si utilizamos una herramienta eléctrica, podemos emplear una broca minitaladro para madera, con dos espirales que terminan en punta para penetrar mejor el material. Las brocas son apropiadas para perforar agujeros con un diámetro superior a 10 mm. Una cosa fundamental mientras se perfora madera con taladro es la sujeción, pues si la pieza no está bien sujeta es probable que comience a girar de manera incontrolada en el caso de que se atasque. Para conseguir un orificio con una profundidad determinada, la mayoría de los taladros están equipados con una varilla regulable que marca el tope. También es importante ajustar la velocidad de la herramienta, en ese sentido, cuanto más grande sea el diámetro de la broca más despacio deberemos realizar la operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *