Cómo usar las vitrinas


La vitrina es uno de esos muebles que siempre han estado ligados al salón-comedor, una estancia que en los nuevos hogares ya es muy pequeña y que como hay que eliminar elementos se ha dejado de utilizar. De todas formas, en los últimos tiempos han comenzado a verse nuevamente y se están convirtiendo otra vez en muebles muy útiles y que forman una parte importante de la decoración de cualquier rincón de la casa.

Si te apetece comprar una vitrina o ya la tienes y no sabes dónde ubicarla, te daré unas cuantas ideas para que le saques el máximo provecho posible:

– Ten en cuenta que puedes darle muchísimos usos a una vitrina, y además tienes muchísimos tipos. Si tienes alguna que está un poquito estropeada puedes restaurarla y te quedará estupenda.

– Puedes utilizarla también como mueble-bar en momentos puntuales. Prueba a taparla con un mantel bonito y llenarla con las bebidas y los vasos, el sitio ideal para un día en el que tengas una celebración especial.

– Si tienes una vitrina de cristal al ácido es ideal para guardar cosas que necesitas tener a mano pero que no quieres que se vean, ya que el cristal no deja ver lo que hay en su interior. Ideal para vajillas y cristalerías que no quieres tener a la vista ya que no encajarían bien en tu decoración.

– Prueba a poner dentro únicamente elementos decorativos, como si fuera una exposición, aunque no la recargues mucho.

– Puedes colocar también una vitrina que tenga una puerta en un lado y todo cajones en el otro. Este tipo es muy útil para tener en el cuarto de baño y guardar ahí todos los útiles de aseo y juegos de toallas.

– Por último, otro uso que puedes darle a las vitrinas es como librería, especialmente si no tiene puertas. De hecho, aunque las tenga, si es de madera con puertas de cristal sí te quedaría muy bien como libería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *