Consejos para alargar la vida útil del microondas

microondas-en-la-cocina
De ser cuidadoso a no serlo hay una gran diferencia. Una diferencia que se aprecia con el paso de los años, que es cuando los electrodomésticos empiezan a tener problemas. La vida útil de los mismos puede variar una barbaridad en función de lo responsables que seamos con su mantenimiento. Y no solo en función de eso, sino que también hay otras cosas que pueden hacer que no duren tantos años como esperábamos.

Hoy quiero centrarme en el microondas, que sigue siendo un electrodoméstico imprescindible a pesar de que no sea lo más recomendable para calentar alimentos. Si tienes uno en casa y quieres que te acompañe durante muchos años, no deberías perderte nada de lo que te cuento a continuación.

No sirven para apoyar cosas encima

A menos que tu microondas esté empotrado, estoy convencido de que alguna vez habrás colocado algo encima suyo como si fuera una estantería. Al hacer eso corremos el riesgo de que un recipiente con líquido se derrame y lo estropee, y también puede darse el caso de que la rejilla de ventilación se obstruya y se produzca un sobrecalentamiento que suele terminar con el microondas inutilizable.

El microondas nunca debe funcionar estando vacío

Lo habrás escuchado alguna vez y hoy puedo confirmarte que es cierto, que no hay que utilizarlo sin nada dentro porque el magnetrón, que es el dispositivo que se encarga de transformar la energía eléctrica en energía electromagnética, puede verse afectado por ello.

programando-el-microondas

Nada de metales

Supongo que ya lo sabrás, tal vez por tu propia experiencia. En el microondas no podemos poner nada con metales, ni siquiera con esos clásicos bordes dorados que a veces vemos en las vajillas o en las tazas. La descarga que se produce es instantánea, así que hay que fijarse bien en las recomendaciones del fabricante para no llevarse un buen susto.

Aprende a utilizarlo

Parece una tontería, pero los microondas son cada vez más sofisticados e incluyen un sinfín de programas que hacen que uno se vuelva loco. Si lo sabes utilizar, no solo estarás alargando su vida útil, sino que también estarás ahorrando tiempo y dinero, puesto que estará menos tiempo encendido y consumirá menos energía.

Los restos de comida no pueden quedarse dentro

Si al utilizar el microondas nos damos cuenta de que hay restos de comida que se han quedado dentro, hay que retirarlos de inmediato para no ponerlo en marcha nuevamente con esos restos dando vueltas. ¿Por qué? No solo por el mal olor que pueden desprender, sino también por el hecho de que absorben energía, algo que puede hacer que el electrodoméstico no funcione igual de bien.

metiendo-comida-en-el-microondas

La limpieza es fundamental

Por lo que acabo de comentar en el apartado anterior, el microondas siempre debería estar limpio y listo para usarse. Lo primero que hay que hacer es desconectarlo de la corriente, y acto seguido ya podemos emplear un trapo humedecido en una mezcla de agua y jabón para limpiarlo. Si algo ha “explotado” o se ha derramado algún líquido, tendrás que sacar la bandeja para limpiarla a conciencia, sobre todo si hay algo que está pegajoso. Asegúrate de que todo queda bien seco antes de volver a poner en marcha el microondas.

Artículo recomendado: Trucos caseros para limpiar el microondas.

Cuidado con el sitio que le buscas

Puede parecer una tontería, pero el lugar en el que colocamos el microondas también puede tener algo que ver en su vida útil. Hay que alejarlo de las fuentes de calor y debe estar sobre una base firme, en la que no pueda caerse fácilmente. Para ello es bueno que no esté al alcance de los más pequeños de la casa, ya que por otra parte también es peligroso para ellos. Además, hay que fijarse en el espacio disponible para abrir la puerta, porque si es muy reducido podemos dañarla constantemente.

Artículo recomendado: Dónde colocar los electrodomésticos en la cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *