Convierte tu cocina en un diner


Seguro que sabes lo que es un diner, lo has visto cientos de veces en las películas americanas. Un diner es esa cafetería de estilo retro a los años 50, con luces de neón, Harley Davisson descuartizadas, sillones de vinilo y batidos de chocolate a cinco dólares… Piensa en las cafeterías que salen en Regreso al Futuro, Pulp Fiction o en Grease, eso es un diner. Pero ¿cuál es su origen? La historia de los diners se remonta a 1858 cuando Walter Scott, un joven de 17 años que trabajaba de tipógrafo en el Providence Journal, decidió sacar un poco de dinero extra y empezó a vender sandwiches y café a sus compañeros de trabajo. El negocio le fue tan bien que dejó su trabajo de tipógrafo y siguió vendiendo comida preparada en un vagón de tren abandonado que estaba enfrente del periódico. El no lo sabía pero su genial idea fue la semilla de lo que con el tiempo se ha convertido en todo un símbolo de Norteamerica: el diner. Por todo el territorio norteamericano es común encontrar vagones de tren o viejos autobuses convertidos en cafeterías.

Los diner hace tiempo se pusieron también de moda en nuestro país y las grandes ciudades como Madrid o Barcelona se han apuntado al estilo de los años 50. Cada vez es más frecuente leer en guías de ocio que han abierto una cafetería o una hamburguesería tipo diner… ¿Y si trasladamos ese estilo a nuestra cocina?

Lo mejor para hacer una cocina estilo diner es tener una cocina grande porque es un estilo que lleva muchos adornos y parafernalia, pero si es pequeña seguro que se puede hacer algún apaño. Algo fundamental en el estilo diner es el suelo en baldosas negras y blancas que quedará, sin duda, muy vistoso. Otra cosa fundamental es el color rojo, que combinará genial con el blanco y negro del suelo, aunque también puedes elegir otros colores como el rosa, el naranja o el morado. Si tienes espacio para poner una mesa y unas sillas, que sean de metal y tapizadas en plástico o vinilo. Algo muy importante, que ya hemos dicho, son los adornos y los pequeños detalles: pon placas con imágenes de motos, fotos de chicas en patines, pin up’s, una pequeña lamparilla de neón… si tienes una vieja guitarra que ya no tocas, cuélgala de la pared, le dará un toque muy Elvis. Y no te olvides de poner el bote de Ketchup y de salsa barbacoa encima de la mesa, aunque estén vacíos, es un toque imprescindible en un diner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *