Elegir el fregadero perfecto para la cocina


Ya hemos hablado en algunas ocasiones de la importancia que tiene el elegir bien los muebles y elementos para cada estancia, y en el caso que escribiré hoy también lo es ya que se trata de un elemento fundamental en cualquier cocina. Me refiero al fregadero, sin el cual no podríamos vivir ya que en él lavamos la comida o las vajillas, con lo que no podríamos cocinar si no tuviéramos uno.

Hoy en día hay una gran variedad de diseños de todo tipo de tamaños y formas, con lo que se abre ante ti un mundo apasionante en el que poder elegir exactamente el fregadero que mejor le va tanto a tu cocina como a tu personalidad. Lo ideal es que elijas el fregadero y la grifería al mismo tiempo ya que ambos elementos tienen que complementarse a la perfección para poder realizar sus funciones sin problemas.

Elegir un fregadero

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el espacio disponible, y cuánto de ese espacio quieres ocupar con el fregadero. Los puedes encontrar sencillos, dobles, rectangulares, redondos, pequeños, muy grandes, esquineros… una gran variedad para que pueda encajar perfectamente en el sitio que has pensado para su ubicación.

Su diseño dependerá del estilo que tengas en la cocina, aunque lo más común es que sea de acero inoxidable, pudiendo llevar detalles en otros materiales o colores para conseguir un contraste decorativo más bonito y llamativo. Los hay que puedes integrar en la encimera para que ambas cosas parezcan una unidad, pero también los que puedes poner por debajo de la misma para que estén más cubiertos.

El material más resistente es el acero inoxidable, además de que también es el más fácil de limpiar y el que mejor resulta en cuanto a calidad-precio. Los más novedosos son los de granito, muy utilizados especialmente en cocinas que tienen las encimeras en este material ya que así todo quedará uniforme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *