Ventajas de los platos de ducha de resina

plato-de-ducha-de-resina
¿Estás pensando en cambiar el plato de ducha? En ese caso puede que te interese comprar uno de resina, ya que es una sustancia repleta de ventajas. Son una alternativa cada vez más popular a los acrílicos, a los de porcelana o a los de acero. Eso sí, hay que andar con pies de plomo porque pueden existir diferencias importantes entre los platos de ducha de resina que se comercializan hoy en día.

Calidez

No tienen nada que ver con los de porcelana o los de acero. El tacto de los pies es cálido, por lo que no se produce esa sensación desagradable de entrar a la ducha y estar deseando que salga agua caliente.

Rigidez

Si el plato es especialmente grande, agradecerás que transmita rigidez. Hasta hace poco eso era algo que solo podían ofrecer los de porcelana, pero la resina se ha convertido en el mejor aliado de quienes odian la sensación de fragilidad e inestabilidad al caminar sobre un plato de ducha.

Impermeabilidad

La resina tiene cualidades impermeables, así que cumple con nota. Eso sí, hay que asegurarse de sellar bien las juntas para no tener problemas, porque de lo contrario no servirá de nada que el material sea impermeable. Hoy en día, gracias a la fabricación de platos de ducha a medida, es muy probable que no tengas que recurrir a las juntas.

plato-de-ducha-de-resina

Antideslizantes

Sin duda alguna, es el aspecto que más valoran los consumidores a la hora de tomar una decisión de compra. Nadie quiere resbalarse, así que los fabricantes han trabajado mucho en este sentido. La resina ha demostrado estar incluso por encima de otros materiales en lo que a cualidades antideslizantes se refiere.

Fáciles de limpiar

El mantenimiento no es un dolor de cabeza cuando el plato de ducha es de resina. Tolera casi todos los productos de limpieza del mercado, aunque siempre hay que echar un vistazo a las recomendaciones del fabricante para evitar disgustos.

Estética

Está bien que la resina sea una opción muy funciona, ¿pero qué pasa con la estética? Solo cosas buenas. Se venden en un buen número de colores y hay que celebrar la gran variedad de texturas disponibles, como por ejemplo la pizarra, la piedra o el típico acabado liso. También hay diseños de lo más extravagantes, así que las posibilidades son casi infinitas.

Instalación

A estas alturas no hay un profesional que no haya tocado un plato de ducha de resina. Todos quedan maravillados con las facilidades que ofrecen a la hora de instalarlos, tanto que hasta un particular con algo de maña podría animarse. Ayuda mucho el hecho de que ya vengan con las pendientes que llevan el agua directa al desagüe.

plato-de-ducha-de-resina

Altura

Que la gente quiera cambiar de bañera a plato de ducha suele responder a una necesidad: facilitar el acceso al espacio de ducha. La resina es el material estrella en ese sentido, ya que estamos hablando de unos 3 o 4 centímetros de grosor. Otros materiales se mueven entre los 8 y los 13 centímetros.

Relación calidad/precio

Como siempre, hay platos de ducha de resina más buenos y platos de ducha de resina no tan buenos. El cliente debe elegir en función de su presupuesto, pero en líneas generales podemos decir que se comercializan a precios muy competitivos. Por poco más de 100 euros puedes tener el más básico, aunque uno de calidad supera los 200 euros fácilmente.

Para terminar, decir que estos platos de ducha suelen ser de resina de poliéster con cargas minerales como el cuarzo, los carbonatos cálcicos y las marmolinas.

Artículo relacionado: Platos de ducha de pizarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *